El verano de las gatas

El verano de las gatas

El verano de las gatas está siendo súper divertido. Es el primer verano de las seis gatas juntas y es curioso como día tras día marcan las mismas pautas.

Por la mañana muy temprano, demasiado temprano para el gusto de nosotros, Buffy es la que viene en plan despertador con su maullido interminable que nos hace levantarnos si o si. Quiere comer y que le abramos la puerta, no hay otra.

Tras María bajando las escaleras es habitual ver correr como posesas a todas las gatas dirección a la cocina. María les llena el comedero que todas las noches deja vacío para que Byanca, el Beagle no se de su festín nocturno.

Comen , beben y salen corriendo hacia el jardín donde permanecen disfrutando de la mañana hasta sobre las 12 del medio día, que comienza a apretar el calor, que huyen todas a la casa. Durante el resto del día se les ve deambulando por la casa, dormidas en cualquier parte , a más fresquito mejor. Solo en momentos puntuales hay algo que les puede más que el sueño y es cuando María entra en acción en la cocina donde todas se quedan pendientes a ver que es lo que se cae al suelo.

Tras la comida, siguen buscando los huecos más frescos dentro de la casa para seguir durmiendo hasta las 8 o las 9 de la noche que es cuando se activan y comienzan a correr y jugar unas con otras hasta bien entrada la noche.

Meterlas en casa es todo un suplicio así que ya hemos decidido dejar una ventana abierta para que entren cuando les plazca a cada una. Una ventana para todas menos para una, para la pequeña Noa que aún no sabe subir y bajar de la ventana. A esa hay que conseguir meter para dentro antes de cerrar la puerta y marcharnos a dormir.

Noa , resignada que todas las gatas están fuera y ella dentro, se viene a la cama con nosotros, eso sí, busca su buen sitio de la cama, a los pies de la misma para recibir de lleno el fresquito que entra por la ventana.

A medida que va entrando la madrugada, ya van entrando las demás y algunas veces suben a los dormitorios y otras veces se quedan abajo durmiendo en el salón.

Por regla general es Buffy la que siempre amanece en nuestra cama junto a Noa. Pukka con Irene y Lía con Adrián. Abby y Lista van por libre y van turnándose en unos lugares o en otros.

Al comenzar el nuevo día, se vuelve a repetir las pautas. Los gatos con el calor, duermen más pero cuando están despiertos, su actividad es frenética. Los saltos, carreras, y juegos son , a veces, la mejor de las distracciones que tenemos. Y tú gato ¿Cómo se comporta en verano?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*