¿Está mi gato malo?

20140121_001208

Hoy nos vamos a centrar en una serie de cosas y actitudes que nos indicará que nuestro gato está malo y por lo tanto, hay que llevarlo al veterinario. Cuando un gato está malo, rara vez vendrá hacia nosotros para manifestarlo, mas bien suelen hacer todo lo contrario, esconderse y aislarse.

Por eso nosotros somos los que tenemos que controlar que todo va bien en todo momento.

Simplemente observando una serie de cosas, estaremos controlando que están bien o por el contrario, se encuentran enfermos.

Lo primero que debemos de controlar son los vómitos. Los gatos suelen vomitar siempre y algunos bastante a menudo pero hay que saber distinguir el vómito debido a las bolas de pelos y al vómito porque están malos.

Si vemos que el vómito no tiene nada que ver con las bolas de pelo simplemente porque no se encuentran presentes en el vómito, así como que vomita con mucha mas frecuencia , mas de dos veces en una hora o mas de 6 veces en 3 horas, hay que acudir al veterinario.

Las diarreas son también indicativo que están malos. Hay que llevar al gato al veterinario porque se pueden llegar a deshidratar.

Cambio significativo en los ojos, ya sea en tamaño, color o en legañas, hay que acudir al veterinario.

La fiebre es algo que se nos puede escapar con mucha facilidad. Un gato tiene una temperatura de entre 37 a 39 grados , un par de décimas mas si es verano. Por debajo o por encima de esa temperatura, hay que acudir al veterinario.

Si vemos que nuestro gato entra en el arenero pero ni hace pipí o ni defeca, es porque no puede pero quiere. Hay que llevar al gato al veterinario.

Si nuestro gato estornuda o tose mucho y constante, hay que llevar al veterinario lo antes posible.

Si nuestro gato tiene una herida profunda que no deja de sangrar, ha recibido un mordisco, tiene síntoma de trauma, cojea de algún miembro, son indicaciones que hay que llevar al veterinario.

Si nuestro gato comienza a convulsionar, o se desmaya, son indicativos serios que algo no va bien y hay que acudir de inmediato al veterinario.

Mas o menos estos son a grandes rasgos lo que tenemos que tener controlado en nuestro gato.

No quiero alarmar a nadie. Yo tengo 5 gatos, tres de ellos llevan con nosotros 10 años y nunca tuve que salir corriendo al veterinario con ellos. La primera parte de su vida la han pasado en un piso donde siempre los riesgos son menores pero llevan 5 años viviendo en una casa con bastante terreno por donde salen, exploran y juegan y aún así, siendo los peligros mayores, nunca les ha pasado nada.

Los gatos son, por regla general, muy fuertes de salud y saben bien esquivar a los peligros.

Partiendo de eso, de que son animales bastante fuertes, nunca está de mas el tener claro cuales son los indicativos que debemos de observar para estar totalmente seguros que nuestro gatos está sano, fuerte y feliz.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*