Flores de Bach en los gatos

Flores de Bach en los gatos

Las Flores de Bach, según Wikipedia es la denominación genérica y comercial de un conjunto de 38 preparados artesanales no farmacológicos elaborados a partir de una maceración en agua de flores maduras de diversas especies vegetales silvestres de la región de Gales. Se diluyen en brandy como medio de conservación. El nombre proviene de su creador, el médico inglés Edward Bach.

Como introducción creo que es algo muy concreto pero aclarador.

Las Flores de Bach son archiconocidas, muy usadas tanto en personas como en animales.

Los animales a los que mejor le resulta estas flores es a los gatos.  Si nuestro gato está depresivo, triste, decaído, agresivo etc., no hay nada mejor que recurrir a estas Flores de Bach siempre y cuando el veterinario haya descartado cualquier enfermedad.

A modo informativo las Flores de Bach las podemos usar para las siguientes males:

Recues Remery es para gatos con heridas. Se puede usar también en gatas embarazadas o en periodo de lactancia.  Recomendadas para los gatos que van a viajar o para quienes pasan mucho tiempo solos.  Para gatos tensos, nerviosos, deprimidos y retraidos.

Clematis es para gatos que duermen demasiado o gatos aturdidos.

Chicory para gatos posesivos.

Beech para gatos que son poco tolerantes con otras mascotas o con personas.

Mimulus para gatos que tienen miedo ya sea a ruidos, a viajes, a los niños.

Aspen para gatos temerosos que se sobresaltan mucho.

Water Violet es la indicada para la gran mayoría de gatos, para gatos que se sienten solos y que se relacionan poco.

Walnut para gatos que han sufrido un cambio como una mudanza, una nueva familia,  incorporación de un nuevo miembro o para cuando están con el celo.

Larch es la indicada para gatos que tienen la autoestima baja.

Star of bethlehem es para gatos traumatizados o para gatos que ha pasado por alguna cirugía.

Hornbeam para gatos con fatiga.

Honeysuckle para gatos que han sufrido algún tipo de pérdida, ya sea de persona o de otro animal.

Vine para gatos con carácter fuerte.

La cantidad de gotas a administrar así como el tiempo de duración debe de ser fijado por el profesional que trate a nuestro gato. Lo general es siete gotas en el bebedero del gato pero lo dicho, siempre seguir las indicaciones de la persona que nos trate al gato.

Y tú ¿Tienes alguna familiaridad con estas Flores de Bach? ¿Las ha usado alguna vez con tu gato?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*