Herida de mordida en un gato

Una historia de gatos

Cuando tenemos gatos, siempre estamos en riesgo el que se nos vaya a la calle alguna que otra vez. En una de esas escapada, nuestro gato puede verse metido en alguna que otra pelea y salir herido o con un bocado dado.

Los bocados entre los gatos son mas graves de lo que pensamos y tenemos que estar pendiente porque a veces se nos pasa desapercibido una herida en nuestro gato debido a su pelaje.

La gran mayoría de las mordidas de los gatos pasan desapercibidas precisamente por eso, porque quedan bajo el pelo del gato y no la vemos a simple vista. Siempre solemos encontrarlas cuando acariciamos al gato, y la mayoría de las veces, la herida ya está fea o infectada.

Precisamente por eso son peligrosas las mordidas, te explico.

Cuando un gato muerde a otro, en los dientes van todas las bacterias que el gato que agrede tiene en su boca y por lo tanto , esas bacterias entran en el cuerpo del gato mordido.

Esa herida de mordida queda fuera de nuestra vista, bajo el manto de pelo. La herida se cierra rápidamente por el propio organismo de defensa del gato que manda glóbulos blancos para cerrar la herida.

La herida se cierra, claro está, pero las bacterias ya están dentro y se van multiplicando, creando por lo tanto una infección que ya no sale porque la herida está cerrada.

Tras pasar unos cuantos de días a partir de la mordida, nuestro gato comenzará a enfermar, primero con falta de apetito y ánimo, luego con fiebre y por último con inflamación en la zona.

Si tras notar al gato raro, lo revisamos y encontramos una herida, abierta o cerrada, da igual, y sospechamos o tenemos claro que es de una mordida, hay que llevar al gato al veterinario para que limpien la zona de manera quirúrgica.

Dependiendo de la infección que tenga ya la herida, el tratamiento a seguir por el veterinario será algo mas sencillo como abrir la zona y drenar. Si el veterinario lo ve conveniente, retirará zona de tejido afectado.

Si la herida ya es algo mas grave, colocará al gato un drenaje, cosa que requerirá hospitalización.

En cualquiera de los casos, habrá tratamiento de antibióticos.

No podemos evitar no ver rápidamente una mordida de un gato a no ser que presenciemos la pelea. Lo único que podemos hacer es mantener al gato controlado y en casa, evitando que salga fuera.

Para mantener el gato en casa, nada mejor que esterilizarlo. Un gato esterilizado no tiene necesidad de salir al exterior, ni a buscar nada ni a marcar terreno.

Si el problema lo tenemos en casa porque hemos traído un gato nuevo, hay que dejar que se conozcan poco a poco y de manera pausada, nada de dejar a los dos gatos juntos y solos desde el primer momento.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*