Jorgy, el mestizo que se las sabe todas

Este es Jorgy, el perro mestizo de una amiga. Fue un regalo de mi mujer María hacia su amiga Paqui. Lo recogieron de la perrera cuando era un pequeño cachorro de apenas un mes y se lo regalaron a Paqui poco después de que le falleciera su anterior perrita. Desde entonces, ha sido el mimado de la casa.

Jorgy es un mestizo, pero un mestizo feliz. Tiene ya 10 o 12 años, no me acuerdo muy bien pero desde siempre ha vivido a cuerpo de rey. Eso sí, Jorgy nunca se sube al sofá, ni a la cama. Como mucho, elige el puff del salón para recostarse. Bueno, eso cuando María no está en la casa. Da igual el tiempo que pase entre visita y visita pero cuando María llega a la casa, al perro se le olvida todos sus buenos hábitos y costumbres y donde esté María, está él y por supuesto, se sube al sofá donde esté ella y se sube a dormir a la cama donde ella vaya a dormir.

No vivimos en las misma ciudades, por lo tanto, las visitas que nos hacemos suelen ser visitas largas con noches incluidas. Estas fotos son del fin de semana pasado

Cuando llegamos a casa de Paqui era ya tarde y tal y como Jorgy la sintió se puso muy nervioso, hasta tal punto que María lo tuvo que coger en brazos para tranquilizarlo. No lo pudo soltar hasta que no notamos que su corazón ya no latían tan fuerte. Da igual el tiempo que pasen sin verse, Jorgy siempre sentirá que fue ella la que lo rescató para llevarlo a la mejor de las familias. Los perros no olvidan.

Tras el pijama y las últimas charlas, nos tocó irnos a la cama y Jorgy, ni se lo pensó. Él que nunca jamás se sube a la cama para dormir, allí estaba ya junto a ella.

Los perros tienen ese sentido de saber quienes son aquellas personas a las que hay que adorar por encima de todas las cosas.

 

Jorgy, el mestizo que se las sabe todas

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*