La alimentación de los periquitos

La alimentación de los periquitosComo ya tenemos los periquitos y su jaula, ahora vamos a centrarnos en la alimentación.

Los periquitos se alimentan básicamente de alpiste y mijo. En todas las tiendas de animales encontraremos sin ningún problema comida ya preparada para periquitos.

En días alternos, y no muy de seguido, podemos poner algo de lechuga, bien lavada y seca.  Si la lechuga ha estado en el frigorífico, hay que dejar que se atempere un poco.

Las frutas les encanta a los periquitos pero no podemos darle todas las que queramos porque si bien algunas frutas les sientan mal, otras son venenosas para ellos.

Dentro de las frutas permitidas, la manzana, pera, Sandía, arándanos, cerezas, fresas, mandarinas, melocotones, melón, naranjas, piñas, plátanos, uvas.

Dentro de las verduras permitidas, acelgas, apio, berenjena, espinacas, guisantes, hinojo, mazorcas frescas de maíz, pepinos y zanahorias.

Tanto las frutas como las verduras hay que proceder como os he dicho antes con la lechuga, lavar, secar y si estaba en el frigorífico, esperar que pierda el frío.

Otra cosa que le podemos dar a nuestros periquitos pero sin abusar es el panizo, mijo en rama o bien esas barritas que ya venden preparadas y se enganchan en la jaula.

Hueso de sepia y de jibia, piedra de calcio o grit. Ambas cosas no deben de faltar, la primera para aporte de calcio y para que se afilen el pico y la segunda, siempre en un comedero a parte del de su comida, para ayudar a las digestiones.

Lo que nunca debemos de dar es restos de nuestra comida. No hay que darles dátiles, pomelos, ciruelas, limones, aguacates, maracuyás, patatas, alubias, judías, cebolla y perejil.

Resumiendo. No debe de faltar agua, alpiste, hueso de jibia y piedra de calcio. Cada dos o tres días frutas y/ o verduras, la cantidad dependerá de la cantidad de periquitos que tengamos en la jaula. Y sobre todo hay que tener en cuenta que a veces nos encontramos con que hay algo concreto que no les gusta. Las primeras veces hay que tener paciencia hasta que descubran que eso que le pones es comestible y que una vez que lo prueban se lo comen porque les gusta.

En días que no pongas frutas y / o verduras, y no muy de seguido, lechugas.

Recuerda que es muy importante que tengan agua limpia y fresca constantemente.  Un exceso de frutas y verduras les puede hacer que tengan deposiciones mas blandas.

Imagen vista aqui

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*