La alimentación en las primeras semanas

La alimentación

La alimentación de los cachorros la debemos de controlar y cuidar desde antes de nacer. La gata embarazada debe de tener una buena alimentación, equilibrada y acorde a su estado y necesidades.

Los últimos días de embarazo, Abby solo comía pienso de cachorro, que es mucho mas nutritivo que cualquier pienso de adulto.

Los gatitos cuando nacen, nacen con un peso de entre 80 a 120 gramos de peso. Cada semana suelen subir unos 100 gramos de peso en las primeras semanas, luego se estabilizan. Un gato estará creciendo hasta los 4 meses, luego ya solo les queda madurar hasta llegar al año.

Un cachorro bien alimentado, comerá y dormirá. Protestará muy poco, solo protestará cuando la madre lo está acicalando o bien protestarán para llamar a la madre pero poco mas. Un cachorro inquieto, que se mueve mucho, que no para de protestar, es un cachorro que no está bien alimentado. A un cachorro con hambre o que coma poco, hay que ayudarlos con leche especial para cachorros, nunca con leche de vaca que tomamos nosotros, ni aun rebajada en agua.

Los gatitos estará comiendo solo de la leche materna hasta la tercera semana. A partir de la tercera semana podemos ir arrimando algo de alimento seco pero no para que solo coman ese pienso, sino para que se vayan habituando a él, se vayan iniciando poco a poco el destete.

El destete se produce entre la 4 semana a la 12 semana. En esos parámetros está apto el destete. El destete será gradual y progresivo. Cada día que pase tomará menos de la madre y más del pienso seco que los primeros días debe de estar humedecidos en agua en forma de papilla.

En esta fase de lactancia, lo importante es tener a la madre muy bien alimentada para que a su vez pueda alimentar a los cachorros de manera correcta.

Hay piensos especiales para lactantes pero a falta de ellos, un buen pienso de cachorros es perfecto para que lo coma la madre.

En estas primeras semanas todo se reduce a comer y dormir pero comer de manera muy saludable.

No nos olvidemos nunca del agua, siempre limpia y fresca a disposición de la mamá.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*