La avitaminosis

La avitaminosisHablar de la avitaminosis nos puede parecer que vamos hablar de aves pero no, vamos hablar de tortugas, mas concretamente de tortugas de agua.

La avitaminosis es una enfermedad que es debida a la mala alimentación de las tortugas de agua. La falta de sol también puede desencadenar en una avitaminosis.

Pero concretamente la avitaminosis es una carencia o déficit vitamínico que hace que el organismo de las tortugas de agua no funcionen correctamente.

Caparazones blandos, inactividad, ojos cerrados y apetito decaído son algunos de los síntomas que nos indican que nuestra tortuga tiene avitaminosis.

Generalmente es una enfermedad que ataca a los ejemplares jóvenes pero se puede presentar también en tortugas adultas.

Hablando en claro, las tortugas enferman con esta enfermedad porque se ha extendido la costumbre de alimentar a las tortugas de agua solo con gambas secas o disecadas. Eso es un error muy grande porque las tortugas necesitan mucha vitamina A, vitamina que no obtienen de la gamba y por ello enferman.

Para evitar que nuestra tortuga enferme, aliméntala bien, Esa es la clave. Lo que se le puede dar a las tortugas de agua son estos alimentos:

Carnes, de pollo y de ternera, así como hígados y viseras. No debemos de abusar de este grupo por su alto aporte calórico.

Pescados, con pies, espinas y tripas, lo ideal son los pescados pequeños tipo boquerones, le damos uno y listo.

Huevo duro, sin cáscara.

Mejillones, berberechos, almejas, gambas, barritas de surimi.

Pienso de gato, el de perro no nos vale.

Caracoles, caracolas, lombrices así como cualquier otro invertebrado.

A partir de los 3 años, verduras y hortalizas.

Pienso para tortugas, es muy aconsejable incluirlo como parte de la dieta.

Completos vitamínicos de reptiles 2 veces en semana.

¿Todo junto todos los días? No, hay que ir variando y alternando, cada día daremos dos o tres ingredientes, en pequeñas cantidades dependiendo de cada tortuga y de lo comilona que sea.

¿Qué hacemos si nuestra tortuga enferma? Las primeras manifestaciones serán a través de los ojos así que nos daremos cuenta pronto. Hay que acudir de inmediato al veterinario, pero a un veterinario especialista en animales exóticos, no todos los veterinarios nos podrán ayudar.

A parte de colirio, cremas y demás para los ojos, comenzará con inyecciones de vitamina A y terminaremos con vitaminas para incluir en su dieta.

Si la enfermedad se pilla a tiempo, salvaremos a nuestra tortuga sin muchos problemas ni contratiempos.

Y tú, ¿Tienes una tortuga? ¿Te sonaba esta enfermedad?

Imagen vista aqui

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*