La Babesiosis canina

El sol también es bueno

Como todos los años cuando llegan las colores, nos ponemos a hablar de las garrapatas. Sé que no es tema agradable pero si es más peligroso de lo que pensamos.

Las garrapatas no solo son bichos que pillan nuestros perros sino que pueden incluso provocar en nuestro perro una enfermedad bastante grave como es la babesiosis canina

Primero nos vamos a centrar en que es y como se contagia. La Babesiosis canina es una enfermedad parasitaria que se trasmite a través de la saliva de las garrapatas. Las garrapatas contagian a nuestro perro justo en el momento que están picando, introduciendo en ese momento un protozoo que hace paralizar los glóbulos rojos de la sangre.

Dependiendo de varios factores se pueden presentar tres grupos.

Un cuadro clínico hiperagudo donde el perro tiene shock hipotensivo, hipotermina y lesiones en tejidos y vasos. Es el cuadro clínico más grave que nos podemos encontrar y afecta mayoritariamente a los cachorros. Difícilmente un perro que lo sufre se recupera.

Cuadro clínico agudo, donde se presenta anorexia, letargia, fiebre, esplenomegalia, ictericia, vómitos, diarreas, convulsiones y descoordinación al andar. Alta tasa de mortalidad.

Cuadro clínico Crónico, fiebre intermitente, anorexia y pérdida de peso, es el cuadro menos grave pero también el menos habitual.

Como veis, se trata de una enfermedad muy grave para nuestro perro.

Para diagnosticar la enfermedad hay que sacar un poco de sangre y analizar. El tratamiento es una inyección de dipropionato de imidocarb y repetir a los 15 días.

Algunos perros se curan, otros quedan con órganos deñados, otros sufren recaidas y otros se convierten en portadores de la enfermedad.

Para prevenir, siempre hay que proteger a nuestra mascota. Hay collares, hay pipetas, hay spray… . Lo más importante es la protección de nuestro perro ante las garrapatas.

Ante la más mínima sospecha, acudir de inmediato al veterinario.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*