La boca de nuestros gatos

Artemiso

Artemiso

Ayer estuvimos hablando sobre los motivos que podía llevar a nuestro gato a dejar de comer. En dicha entrada hicimos referencia a que uno de los motivos podría radicar en problemas en la boca del gato y por ello hoy vamos a ampliar esa parte.

La boca del gato es muy importante y le debemos de prestar mucha atención para que no se origine en ella ningún problema ni enfermedad.

Mirarle la boca al gato es todo un arte que requiere de paciencia y maña. Es muy fácil pero rara vez el gato colaborará con nosotros así que hay que hacer un rápido movimiento para ver de manera muy rápida antes de que el gato se nos vaya.

Si hacemos pinza con nuestro dedo índice y pulgar sobre las mejillas del gato, abrimos de manera sencilla la boca.

Lo primero que debemos de mirar son los dientes y que se encuentran en perfecto estado. Un gato adulto tiene 30 dientes y debe de estar limpios. Para que sus dientes se mantenga limpios hay que darle sobre todo comida seca y de vez en cuando algún que otro producto ya fabricado para su limpieza bucal.

Si nos centramos en lo que a los dientes se trata debemos de tener en cuenta varias cosas.

Si a nuestro gato le doliera la boca por culpa de los dientes, nos lo manifestará de muchas maneras. La primera será que dejará de comer. Otro indicativo rápido que observaremos es que dejará de bañarse o acicalarse porque le duele su boca.

Una saliva constante y excesiva también es indicativo que algo va mal en su boca.

El mal aliento , la saliva de color oscuro o dificultad para abrir la boca, e incluso tragar, son cosas que nos debe de alertar que en su boca algo no funciona bien.

Otra cosa a mirar en su boca es la encía, no debe de estar ni roja ni inflamada. Una encía normal es de color rosa. Si vemos que le aparece manchas negras, es normal , eso no nos debe de dar ningún indicativo de que algo vaya mal.

Una encía pálida nos indica que hay anemia y para asegurarnos, nada mejor que presionar la encía hasta que se vuelva de color blanco. Tras dejar de presionar, si se vuelve a su color original no pasa nada, si se mantiene blanca, el gato tiene anemia.

Una encía de color rojo es señal de infección, envenenamiento o mucho calor.

Una encía amarilla es señal de ictericia o problemas de hígado.

Una encía de color azul o gris nos indica que el gato está falto de oxígeno en sangre.

Como todo lo que en cuanto a la salud de nuestras mascotas se refiere, el observar a nuestros animales es el mejor aliado que tenemos para prevenir o curar antes que la enfermedad llegue a mas.

No dejemos de observar la boca de nuestros gatos, ellos nos lo agradecerán.

 

2 comentarios sobre:
“La boca de nuestros gatos”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*