La caja de arena de los gatos

La toxoplasmosis y los gatos

 Un gato, una caja de arena, esa debe de ser la proporción.  Si tienes mas de un gato, debes de tener mas de una caja de arena, a poder ser una caja para cada gato. Ellos ya se las repartirán a su antojo.

En casa hay cuatro gatos y tenemos 3 cajas de arena dentro y una caja de arena fuera, en el jardín.

Las cajas de arena deben de ser grandes y cómodas para los gatos. Un gato dentro de la caja de arena tiene que tener espacio suficiente para poder moverse. La arena de su interior debe de ser abundante y suave.

Hay que evitar a toda costa las cajas lleven perfumes incorporados y evitar también arenas con aromas o perfumes, a los gatos no les gusta.

La cantidad de arena que debe de tener una caja es mas o menos unos 6 -7 cm de altura. Hay muchos tipos de arenas para gatos, desde las mas básicas que suelen ser las mas económicas y las que duran menos hasta las arenas mas caras que se hacen una aglomeración cuando hay un pipí o una caca.

El tipo de arena a elegir es lo de menos, siempre que sea absorbente y suave, a mas buena calidad la arena, mas tiempo te durará.

La arena de una caja de arena se suele cambiar,  entre a diario, a unos 4 o 5 días, volvemos a lo de antes, dependerá mucho de la calidad de la arena.

A diario, entre dos y tres veces al día, hay que ir quitando las cacas de los gatos, y mucho mas si hay mas de un gato en la casa. La arena al completo se cambiará cuando la arena huela mal. Si un gato está castrado, la arena olerá menos que si no lo está.

La ubicación correcta de la caja de arena será lejos de los comederos y bebederos de los gatos, así como en un lugar donde no esté ni en el paso de las personas ni en un lugar donde frecuenten la estancia las personas.  A los gatos les gusta su intimidad.

Cuando quitemos la arena de los gatos, el arenero o caja de arena hay que desinfectarlo y nada mejor que agua y lejía, sin miedo, lejía normal y corriente. El olor de la lejía le gusta a los gatos, y la tolera. Eso si, una vez limpiada la caja con agua y lejía, hay que lavar bien con agua y secar bien la caja antes de volver a llenarla de arena.

La caja en sí, lo que es la caja de arena física tiene un periodo de uso mas o menos largo. La vida de la caja de arena irá en función a la calidad de su plástico y a si el gato tiene o no uñas.

Un gato con uñas arañará el suelo de la caja cuando mueve la arena. Cuando la caja tiene la superficie del suelo muy arañada por el gato, esos arañazos son fisuras de la caja donde se alojarán virus y bacterias. Aunque desinfectemos bien, cuando veamos que la caja ya está muy deteriorada por los arañazos, es aconsejable sustituir por una nueva.

Las cajas de los gatos, como todo, las hay desde las mas económicas hasta las mas sofisticadas y caras, ya cada uno que elija la que quiera y mas le guste. Como consejo decir que las cajas de arenas que están totalmente cerradas, hay que limpiarlas y desinfectar mas a menudos porque al estar la caja cerrada, el olor se acumula en su interior y el gato puede dejar de usar la caja por los olores de su interior.

Resumiendo, la caja de un gato debe de ser lo suficientemente grande como para que el gato entre y esté amplio y cómodo.

La caja debe de ser sustituida por una nueva cuando su suelo empiece a deteriorarse por los arañazos del gato.

La arena debe de limpiarse de 2 a 3 veces al día con una paleta y retirar los excrementos. Limpiar la totalidad de la arena cada 2 a 5 días.  En ese momento desinfectar con agua y lejía y secar bien antes de reponer la arena.

La calidad de la arena será la que marque el ritmo de cambiar la arena o no, a mas buena la arena, mas tiempo durará.  No obstante, esto irá también a gusto de cada uno, nosotros estuvimos usando un tiempo una arena mas bien cara y de alta calidad que a los gatos no les gustaba mucho y dejamos de usarla.

Y muy importante, mantener el equilibrio de 1 caja de arena por gato.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*