La correcta administración de la medicación

La pastilla de la desparasitación en los gatos

Cuando se nos enferma nuestra mascota, el veterinario nos recetará una serie de medicamentos que tenemos que dar en casa, en las dosis y tiempos indicados por el veterinario.

No siempre es tarea fácil y muchos tenemos dudas de cómo hacerlo correctamente.

Por regla general hay dos tipos de medicamentos que nos recetarán, en líquidos o en pastillas.

Lo ideal es ligar la medicación con una pequeña porción de comida, nunca hacerlo con la comida en total porque en caso de no comerse la comida, no se tomará la medicación de ese momento.

Cuando hay que administrar líquidos, podemos seguir las siguientes pautas o consejos.

Lo mejor es dar la medicación líquida en jeringuilla.  Se colocará al perro con las patas traseras apoyadas en algún sitio de modo que no se pueda mover o saltar. Con una mano mantendremos las mandíbulas del perro cerradas e introducimos la jeringuilla en la boca por el lado que hay entre los dientes posteriores y la mejilla. Iremos vaciando la jeringuilla lentamente para evitar que se ahogue o que lo vomite. Mantendremos la boca del perro cerrada y la cabeza inclinada un poco hacia arriba para que trague todo el medicamento. Al finalizar, hay que acariciar, elogiar y dar un premio.

Para que el animal esté acostumbrado a la jeringuilla para el momento que sea necesario, podríamos de vez en cuando dar un poco de agua con esta técnica para que el animal esté familiarizado.

Las pastillas son mucho mas sencillas de dar porque las podemos envolver en algún trozo de comida húmeda y se la suelen comer bien.

En caso que esta técnica no nos funcione, ponemos al perros con las patas traseras apoyadas en algún sitio para que no se mueva o salte. Cogemos la pastilla con el índice y pulgar.

Con el pulgar e índice de la otra mano abrimos la mandíbula por la parte superior. Bajamos la mandíbula inferior y ponemos la pastilla lo mas adentro que podamos sin tocar la lengua para que no le dé nauseas.

Cerrar la boca y mantenemos cerrada hasta que trague. Si el animal se relame es que se ha tragado la pastilla, acariciar, alabar y dar un premio.

Si lo que nos toca es poner gotas en los ojos, el animal tiene que estar totalmente inmovilizado. Apoyamos la mano en la frente y levantamos el párpado superior con un dedo y con la otra mano bajamos el párpado inferior. En ese momento hay que poner las gotas, a poder ser con ayuda de alguien.

Las gotas en los oídos tampoco es tarea fácil. Hay que agarrar la oreja y levantar para descubrir el oído. Poner las gotas y de inmediato masajear por debajo del borde inferior del oído para que las gotas bajen.

Los gatos y los perros son idénticos a la hora de seguir estas pautas pero recordar que los gatos tienen uñas y arañan, por lo que siempre es recomendable tener al gato envuelto en una manta o toalla para que las patas y sus uñas no esten cerca de nuestra cara o manos.

Nuestras mascotas no son habituales a enfermar y por regla general solo son gotas en los oidos para los ácaros de los gatos y las pastillas de deparasitación interna para todos y no tenemos problemas para ello porque desde pequeños han estado acostumbrados.

Y tu, te desenvuelves bien con la medicación? algún truco que nos quieras contar?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*