La Gripe felina

Legislación Andaluza sobre mascotas

Los gatos también pueden pillar la gripe, igual que la pillamos los humanos, de igual manera. A los perros parece ser que les afecta en menor medida, es como si estuvieran inmunizados.

Lo primero que vamos a observar en nuestro gato con gripe es inapetencia, decaimiento y que se acurruca más de lo normal.

También observaremos como sus ojos se ponen brillosos, muy brillosos, tienen la nariz llena de mocos y de vez en cuando estornudan. Es una gripe en toda regla y como tal, igual que entra , sale.

Lo que debemos de observar es que pasado 10 día debe de mejorar. Si pasado 10 días, el gato sigue igual, hay que llevarlo al veterinario.

Por regla general entre los 7 y 10 días, ya se encuentran mucho mejor.

Nosotros no podemos hacer mucho más que darle mimitos y cariñitos para que se sientan protegidos.

Para la limpieza de mocos, nada mejor que las toallitas de bebé. Recuerda que ellos no saben sonarse los mocos.

Si los ojos se les llena de legañas, limpieza con suero.

Mantendremos al gato constantemente hidratado y habrá que invitarles a que coman, dejarán de comer mientras se encuentren mal.

Para que coman, nada mejor que arrimarle esa comida que tanto les gusta, nada mejor que mezclar su pienso con un poco de atún, un poco de paté o un poco de comida húmeda de gatos. Recuerda que los gatos comen por el olfato y si se encuentran con gripe y su nariz se encuentra atascada de mocos, no tendrá apenas olfato por lo que hay que recurrir a los trucos de siempre para proporcionarle comidas con gran olor para que le entre apetito y coman.

La gripe felina no se contagia a perros pero si tenemos otros gatos, puede que se contagien unos a otros.

Los humanos también estamos a salvo porque tampoco se contagia de gatos a personas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*