La hipotermia en los gatos

Comportamiento común de todos los gatos

Un gato mantiene una temperatura constante de 38 grados. Tiene que mantener o debe de mantener. Si un gato queda expuesto al frío, puede sufrir una hipotermia, es decir, la temperatura de su cuerpo baja de esos 38 grados.

El cuerpo del gato, al sufrir esta bajada de temperatura, comenzará a quemar sus fuentes de energía para mantener esa temperatura corporal por lo tanto, bajará su nivel de azúcar.

Un gato que permanece en invierno mas tiempo de la cuenta fuera del  hogar, o que se moje y no se seque en condiciones,  o simplemente esté en un ambiente frío y húmedo, es un gato que puede entrar en hipotermia.

Los síntomas visibles que nos alarmará frente a un gato con hipotermia es que el gato comenzará a temblar , se desorientará o se quedará aletargado. Su temperatura está por debajo de los 36 grados.

Un gato con hipotermia hay que atenderlo de inmediato porque pueden llegar a morir.

Si nuestro gato se ha mojado, ya sea porque ha estado en la calle y ha comenzado a llover o bien porque se nos ha mojado accidentalmente, hay que secarlo de inmediato liándolo en toallas secas hasta que esté completamente seco.  Si está muy frío siempre se le puede dar un baño de agua templada para así hacer que recupere su calor antes pero luego hay que secarlo muy bien. A los gatos el secador no les sienta bien porque le daña su piel así que mejor secar con toallas.

Si el gato está muy frío, podemos calentar las toallas colocando las toallas sobre un calentador y luego envolver al gato en las toallas calientes. No poner demasiado caliente las toallas porque lo podemos quemar.

Es aconsejable tomar la temperatura del gato para asegurarnos que está en sus 38 grados de temperatura. Si no lo está, liar en toallas calientes, acurrucarlos contra nosotros dando calor sobre todo en la parte de la barrigota y le podemos dar un poco de miel.

La miel les ayudará a equilibrar sus niveles de azúcar.

Si los inviernos se presentan muy fríos, intentaremos que el gato no duerma a ras del suelo para que tenga el menos humedad posible. Poner dentro de su cama unas mantas les ayudará a mantener su calor cuando duermen.

Si el gato ha estado mucho tiempo expuesto al frío, puede que les aparezcan algunas heridas por congelación que las identificaremos porque son heridas o zonas rojas, siempre en las partes donde menos pelaje tienen, orejas, ano, patas, rabo. Esas zonas rojas son quemaduras por el frío y hay que llevar al veterinario para que nos receta en tratamiento para curarlas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*