La historia de Minnie

Vamos a retomar la buena costumbre de escribir por estos lugares y como no, vamos a comenzar por hacer un balance de los animales que tenemos en casa, y el por qué.

La de la foto es Minie, una gata común europea, de pelo corto, que según Irene tiene un color gris con lejía y es porque Minie tiene en su pelaje, unas manchas de color claro que la hace única y diferente.

La historia de Minnie

Minie tiene poco menos de un año y llegó a casa una mañana, tras la visita al veterinario. Teníamos cita en la consulta de la Clínica Veterinaria para poner la vacuna a Luna y nos encontramos con una caja en la entrada de la clínica con dos gatitos muy pequeños y asustados. Los habían abandonado en la puerta de la clínica y los tenían allí para darlos en adopción. Una hembra y un macho. De momento nos enamoramos de ella, y bueno, la actitud de los veterinarios tampoco ayudó mucho porque ellos nos conocen y saben que somos de momento personas fáciles de convencer. Por lo que no pasamos es por traernos al macho. Si hubiesen sido dos hembras, nos las hubieramos traido a las dos. Pero bueno, sabemos que el macho duró bien poco y también ha terminado en un buen hogar.

Pues Minnie pasó de estar abandonada, a ser recogida en una casa donde se encontró que había muchos más animales, más perras y gatas con las que jugar.

Gata cariñosa pero con mucho carácter. Se hace imponer y aunque respeta a los demás animales, le gusta que la respeten a ella y que le dejen su espacio.

Actualmente Minnie está recuperándose de su operación de esterilizacoión. Como ya os he contado en muchas ocasiones, en casa somos muy conscientes de que a los animales hay que esterilizarlos para no tener camadas indeseadas. Ahora mismo ya está esterilizada, lleva justo 6 días de operada y en 4 días más, le retirarán los puntos y la odiosa campana o collar isabelino que es lo que peor lleva.

A partir de ahora, tras su plena recuperación, tendrá una vida mucho más fácil y sencilla. No sufrirá las fases de ningún celo ni pasará por embarazos no planificados ni deseados.

Ya os seguiré hablando de ella.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*