La importancia de sociabilizar a un perro

Las primeras papillas de los cachorros

La palabra perro y la palabra sociabilización vienen unidas pero hay muchas personas que eso de sociabilización no lo tienen aún muy claro.

Sociabilizar a un perro, si es desde cachorro mejor, es simplemente una fase que tu perro tiene que pasar. Es un momento en el que tiene que descubrir todo  lo que le rodea para que lo conozca, lo asimile y no le de miedo desde ese momento en adelante.

Un perro se debe de sociabilizar desde con otros perros, personas, mascotas, ruidos, objetos, con todo lo que lo rodea y sea común en su rutina del día a día.

El sociabilizar a un perro hacia todo lo que le rodea lo hará mejor perro pero sobre todo lo harás mas fuerte porque no se asustará ante otros perros, ni se asustará ante otras personas ni mucho menos se asustará cuando escuche un ruido fuerte como una moto, un trueno o un secador.

Un perro sociabilizado es un perro centrado y equilibrado y no pasará del lloriqueo o del lloriqueo a la agresión.

¿Cómo se hace? Pues lo ideal es hacerlo desde cachorro. Casi todos nuestros perros llegan a casa siendo muy pequeños aún y ese es el momento de comenzar con la sociabilización. Mas que empezar, es cuando debemos de continuar porque comenzar la comienzan las mamás de los cachorros que son sus primeras maestras.

Se sociabiliza dejando al cachorro que estudie , analice, curiosee todo lo que está a su alrededor. Debemos de mostrarle todo lo que podamos, tenemos que dejar que escuchen, miren, toque, huelan y aprendan por si solos que eso no les hace daño.

Si lo sacamos al parque y hay ruidos y se asustan hay que tranquilizarlos, cuando los saquemos al parque una y otra vez y aprendan que ese ruido no les hará daño, hay que premiarlos.  Tenemos que acercar al cachorro a otros perros, al principio se asustan, luego ya van cogiendo confianza, entonces se premia porque se consigue que pierdan el miedo a acercarse a otros perros y así sucesivamente con todo los que los rodea.

En casa, hay que sociabilizarlos con todos los ruidos que se origen en casa, ya sea ruido de Thermomix, de lavadora, de secador de pelos, de aspiradora y un largo etc de cosas que tenemos en casa que suelen hacer bastante ruidos y pueden asustar al perro.

Un perro que se pone a ladrar, a llorar o se esconde cuando se pone una lavadora a centrifugar es un perro que no ha sido sociabilizado con los ruidos cotidianos de la casa como debiera. Si la primera vez se asusta, hay que llevar al perro al origen del ruido, que se acerque, que se ponga a observar todo y cuando se tranquilice y lo asocie como algo positivo y no negativo, se premia.

A base de premios se consiguen mayores logros con nuestros animales.

Es muy bueno un perro sociabilizado perfectamente porque en ello está la estabilidad mental de nuestro perro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*