La importancia de una buena paridera

La Paridera de Abby

Cuando se aproximaba el parto de Abby, os conté que habiamos preparado la paridera, os conté que estabamos intentando acostumbrar a Abby a que estuviera dentro de ella y os conté muchos detalles, trucos y consejos para hacer que nuestra gata pariera donde nosotros queríamos.

Muchas personas piensan que eso son detalles sin importancias, total, la gata que de a luz donde sea, ya luego mas tarde se pasa a otro lado. Y no, las cosas se hacen de una manera no por gusto, sino porque hay razones para ello.

Mañana los tres pequeños hacen 2 semanas de nacidos.  Desde que nacieron están dentro de la paridera y no han salido aun de ella. ¿Qué hemos conseguido con eso? Pues primero, que la madre los sienta seguros ahí dentro,. Segundos, que no sean capaces de moverse de esa zona delimitada. Aún no se saben poner de pié pero rectan y rectando se pueden mover por toda la casa si los dejáramos, con el peligro que eso supone. Tercero, nuestra tranquilidad que los tenemos controlado. Cuarto, Abby, ya se mueve mas que los primeros días, ya se retira cada vez mas tiempo de los cachorros y si me apuráis, solo viene para darles de comer. Como están dentro de la paridera, no se pueden salir de ella, al menos todavia no. Mas adelante si, pero ya hablaremos de mas adelante.

Lo que quiero dejar claro es que muchas personas piensan que las parideras no sirven nada mas que para tener un tiesto mas y yo soy total defensor de las parideras y así os lo quiero hacer transmitir.

En la foto que encabeza esta entrada hay una madre tranquilamente durmiendo o descansando, hay un cachorro mamando y hay dos gatitos que andan un poco a su aire. La tranquilidad que tiene esa madre de saber que por ahora esos dos que no están mamando no pueden salirse de la paridera es lo que le permite estar dando de mamar tranquilamente al tercer gatito.

La tranquilidad de la mamá gata es muy importante, una gata estresada o agobianda con la seguridad de sus cachorros es una gata que puede terminar por hacerles daño sin querer.

Una gata confiada y tranquila, se levanta, se da su paseo, acude a comer, a beber, al arenero , todo ello sin preocuparse de sus cachorros porque saben que están seguros, que no se pueden salir de donde están y que no corren peligro alguno.

Si, una simple manta le sirve a una gata para estar con sus cachorros, o un cojín, no lo dudo pero un recinto mas acotado donde la seguridad la sienta la gata madre, es mucho mejor, y eso lo conseguimos con una paridera.

No hace falta comprarla, una caja, un cajón, de madera, de plástico, de cartón, cualquier cosa nos vale. Solo tiene que ser lo suficientemente alta para que los cachorros no se salga, lo suficientemente baja para que la madre pueda entrar y salir. Tiene que ser lo suficientemente grande como para que entre la madre a todo lo largo, mas todos sus cachorros.

¿ De donde es la caja paridera de Abby ? Es la parte baja de una jaula de conejo mediana, bien lavada y desinfectada.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*