La jaula del periquito

La jaula del periquito

Hoy nos vamos a centrar en las jaulas aptas y adecuadas para poner a nuestros periquitos. No vale cualquier jaula, las jaulas para periquitos deben de tener unas características importantes.

Partiendo del hecho que un periquito no debe de estar solo, marcaremos un mínimo, 50 cm de ancho para dos pareja de periquitos. Las jaulas deben de ser mas anchas que altas porque los periquitos siempre van a necesitar mas el ancho de la jaula puesto que se mueven en horizontal y no en vertical.

Si las jaulas redondas no son recomendables para ningún ave,  para los periquitos menos aún puesto que necesitan siempre la esquina de la jaula para marcar una referencia en caso de asustarse. Una jaula redonda lo desorientaría.

Pues ya vamos concretando, jaula cuadrada o rectangular, mas ancha que alta y que tenga en su interior ramas o troncos para que puedan agarrarse a ellos.

Las jaulas de madera son totalmente desaconsejables porque los periquitos la picarían de momento, siempre es mejor la de plástico en la base con barrotes fuertes en sus paredes y techo. Los barrotes no deben de ser de color blanco y tiene que medir 1 cm sus separaciones.

El comedero siempre debe de ser interior y en forma de bañera o cuenco.

El bebedero ideal es el de tubo que se coloca por fuera. Se debe de limpiar a diario y cambiar el agua por agua limpia y fresca.

Por regla general las jaulas traen perchas donde las aves se cuelgan, esas las tenemos que quitar y debemos de poner  las ramas o troncos de los que os he mencionado antes. Es muy importante esto porque les daremos un lugar donde agarrarse y un material natural donde afilar su pico y sus garras.

No se suelen vender por lo tanto debemos de recogerlas del jardín o campo. No deben de ser ramas tratadas con productos químicos. Pueden ser de roble, sauces, castaños, almendros, hayas, nogales o cualquier árbol frutal.

La cantidad de ramas a poner irá en función al espacio interior de la jaula pero hay que controlar que  los periquitos tengan espacio para hacer sus vuelos cortos. Hay que colocar las perchas de manera que no estén debajo ni comederos ni bebederos ni mucho menos otra rama donde se pueda colocar otro periquito, el de arriba le cagará.

Si eres manita, puedes fabricar con rama naturales y alambre una especie de columpio. Les encantan.

Recuerda que el tronco o rama debe de ser de un grosos adecuado para las garras de tus periquitos. El periquito, una vez que se agarre a la rama, no deben de quedar sus garras que monten unas sobre otras sino que queden con separación.

Resumiendo, jaula de barrotes metálicos que no sean de color blanco, cuadradas o rectangulares. Sus barrotes de 1 cm de separación, con comedero interior y bebedero de tubo. Ramas o troncos y si quieres un columpio.

Ya lo tenemos todo, ahora toca decidir donde colocar la jaula.

El lugar ideal en el interior de la casa es en el salón, lejos de la TV, cerca de una ventana pero sin que le de el sol directo. Al anochecer hay  que tapar la jaula pero dejando que entre y salga el aire para no asfixiarlos.

Por la mañana la descubrimos.

No pueden estar en corrientes de aire, se resfrían con mucha facilidad.

La jaula siempre debe de estar a la altura de nuestros ojos.

El lugar en el exterior debe de ser similar al que hemos descrito, un lugar donde no corra aire directo, que haya siempre sol y sombre y nunca sol completo. Un techo para que se resguarden de la lluvia y poco mas.

Imagen vista aquí

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*