La limpieza de los oídos de los perros

La limpieza de los oídos de los perros

Dependiendo del tipo de oreja que tengas tu perro, tendrás que prestarle unas atenciones u otras. Los perros de orejas rectas o erguidas, suelen tener muchos menos problemas que los perros de orejas caídas.

A ambos tipos de perros hay que limpiar las orejas con una frecuencia mas o menos razonable entre 1 vez cada dos semanas a 1 vez al mes.

Hay que mantener una higiene adecuada, limpiar bien las orejas por dentro y por fuera y secar bien. Las orejas se limpiarán siempre con productos específicos para ello.

En la parte exterior de la oreja, podemos limpiar con toallitas húmedas para perros. En la parte interna podemos limpiar con gasas o bastoncillos de oídos impregnado en líquidos específicos para la limpieza interna de los oídos de los perros.  Todo ello se localiza de manera muy sencilla en tiendas de productos para mascotas.

Partimos del hecho que las infecciones de oídos son una de las principales visitas al veterinario así que vamos a aprender como evitar estas infecciones. La mejor manera de averiguar si nuestro perro tiene infección de oído es observando.  Si el perro sacude constantemente la cabeza, si el oído tiene olor rara o está rojo e inflamado, hay que visitar a un veterinario porque algo ya comienza a ir mal.

Hay perros que en la parte interna del oído tiene mas o menos pelos. Esos pelos es aconsejable cortarlos para que no se acumule en ellos suciedad y cerumen.

A los perros de orejas caídas hay que  prestarles mas atención porque la oreja, al ser caída, el conductor auditivo queda cerrado por el pabellón auricular y esa zona queda a Mercer de los parásitos.  Esa poca ventilación del oído provoca infecciones de oídos que con una buena higiene podemos evitar.

La mejor manera de limpiar los oídos de nuestro perro es comenzando primero con un masaje en las orejas para regalarlo. Luego aplicaremos unas gotas del líquido limpiador en el interior y volvemos a masajear para que el líquido penetre bien. Ahora toca limpiar con bastoncillos, algodón o gasas toda la zona. Terminamos con la parte exterior y con toallitas húmedas.

Si no estás seguro de cómo limpiar las orejas, no te sientes capaz o simplemente tu perro no te deja, acude a tu veterinario, es quien mejor que puede indicar y enseñar como hacerlo.

Imagen vista aquí

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*