La limpieza e higiene, los periquitos

Los periquitos

Si ya hemos hablado de las enfermedades de nuestros periquitos, no podemos dejar de pasar de largo el hablar sobre la limpieza e higiene de la jaula.

Es muy importante la limpieza de las jaulas porque de ella parte el poder evitar muchas enfermedades.

No podemos dejar que se acumule la suciedad en el fondo de la jaula así como evitar que los palos estén situados uno encima del otro porque de esa manera el periquito del palo de arriba hará sus necesidades sobre el periquito del palo de abajo. También es muy importante que no haga sus deposiciones sobre el comedero porque esté situado debajo de uno de estos palos.

Hay que limpiar la jaula pero también sus accesorios tales como bebedero, comederos, palos etc.

El bebedero debe de mantenerse limpio y siempre lleno de agua limpia y fresca que hay que cambiar a diario quitando el agua y rellenando con agua nueva. Hay que limpiar a diario para que no se forme una capa verde.

Los periquitos pelan las semillas por lo que hay que retirar las cáscaras de las semillas que ha se han comido que estarán siempre en la superficie del comedero, así como tener la precaución de que las semillas mas viejas estén arriba y no siempre abajo.

La limpieza de la jaula se hará siempre con productos desinfectantes que no perjudiquen a la salud de nuestro periquito. La jaula se limpia sin que el periquito esté dentro.

Para limpiar el periquito hay que observar si están sucios o no. Ellos se asean constantemente por lo que en muy pocas ocasiones tendremos que limpiarlos.

Por regla general, el periquito después de comer se limpiará el pico con el palo de la jaula. También se asean las plumas y patas con su pico.

Las uñas las desgastan con el roce de los palos. Si vemos que están demasiado largas, hay que cortarlas. Para ello cogeremos al periquito y miraremos al trasluz donde termina la venita que tienen en las patas para cortar por fuera de esa vena y que no sangren. Si nos pasamos y sangran, desinfectaremos la herida.

Para el pico, no  hay nada mejor que una piedra de calcio y un hueso de sepia , donde se lo limarán con frecuencia.

En invierno hay que tener la jaula aireada pero sin que haya corrientes de aire. En verano, aireadas y frescas. Para ello pulverizaremos la jaula con agua, nunca al periquito. También podemos poner, solo en verano, una bañera con un dedo de agua para que los periquitos se den un chapuzón.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*