La llegada de un segundo gato

La llegada de un segundo gato

Me preguntáis sobre como hacer para llevar a casa un gato cuando ya hay otro gato en casa.  Pues yo sólo os puedo dar mi experiencia, desconozco exactamente como se debe de hacer, en caso de que exista una manera exacta de hacerlo.

Lo que hay que tener claro es que los gatos no son como los perros que llegan se huelen el culo y ya son amigos, no, los gatos necesitan un periodo mas amplio para aceptarse mutuamente.

Los gatos no son animales solitarios , son animales independiente que son dos cosas diferente. A los gatos les gusta estar acompañados pero eso se consigue con paciencia y poco a poco.

Cuando lleguemos a casa con el gato nuevo habrá doble conflicto. Un gato se enojará porque dejará de ser el centro de atención y por lo tanto debe de comenzar a compartir el espacio y las caricias. Por otro lado llega un gato nuevo, que no nos conoce y no conoce el nuevo hogar. El nuevo hogar no tiene su olor pero si el olor de otro gato.

Los primeros días se mostrarán distantes, incluso estarán escondidos uno del otro. Apenas saldrán, solo para comer, beber y hacer sus necesidades.

Cuando comience el acercamiento, o se encuentren por casualidad, se bufarán y se darán gazapos.  Es normal este comportamiento, es debido mas al miedo que a una posible agresividad. En el fondo no se harán daño.

Pautas a seguir: Cada gato deberá de tener su comedero y su bebedero así como su propia caja de arena.

El día de la llegada, el día 1, el gato nuevo estará aislado en una habitación y le pasaremos un paño por su lomo para que se empape el paño con su olor. Ese paño se lo llevaremos al gato viejo para que vaya familiarizándose con ese olor.

Tras unas 24-36 horas en esta situación, procederemos a sacar al gato de la habitación para que comience a explorar la casa.  Cuando se bufen o se den gazapos, no hay que reñir ni pegar ni castigar, es la manera que tienen de ir acercando posiciones.

En una semana mas o menos estarán los dos gatos conviviendo perfectamente.

Evidentemente hay gatos mas sociables y gatos mas ariscos. Mis gatos se aceptan y toleran entre ellos perfectamente pero por ejemplo Pukka es mas independiente y no le gusta que los demás gatos se acerquen a ella, si lo hacen, le gruñe, le bufa e incluso le da gazapo a quien sea.

Nosotros con Luna y Artemiso  no tuvimos problemas porque llegaron los dos a la par. Cuando llegó Pukka, la cosa estuvo muy insoportable durante dos o tres semanas. Eran dos gatos dueños de todo y una intrusa y  encima la intrusa no estaba por la labor de acercarse a los otros dos. Al tiempo han aprendido a convivir pero Pukka sigue siendo un gato a su aire. Con la llegada de Otto y Abby la cosa ha sido mas fácil aún. Los gatos grandes, incluida Pukka, han aceptado a los gatos pequeños con muy buen agrado.  Los gatos peques, quitando dos o tres encontronazos que han bufado, mas por miedo que por otra cosa,  también han aceptado muy bien a los gatos grandes. Y yo no hice nada en especial, ni yo, ni nadie de la casa. Simplemente los gatos tuvieron su periodo de adaptación y tras pasar ese periodo de adaptación, todo solucionado.

Un poco de paciencia es lo único que debemos de tener, por lo demás todo es muy sencillo. Espero que a los que me habéis preguntado por esta cuestión os haya quedado mas o menos clara la cosa y si no, me siguen ustedes preguntando.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*