La nariz de los perros

Hoy vamos hablar de la nariz del perro. Un punto donde solemos cometer muchos errores porque siempre pensamos que cuando el perro tiene la nariz seca y caliente es que tiene fiebre y no es siempre así.

Por regla general, el perro siempre tiene la nariz húmeda porque a través de esa humedad, no solo olfatea, sino que se refresca. Un perro no solo suda por las almohadillas de sus patas sino también dudan por boca y nariz.

La pequeña humedad de la nariz del perro es moco, un perro tranquilo y dormido tendrá la nariz mas seca y un perro que está alerta, pendiente a algo o alguien, tendrá la nariz mas húmeda. Esa humedad es la que le permite captar muchos olores.

De ahí que a veces nos equivoquemos al relacionar nariz seca y caliente con fiebre o perro enfermo. Hay que buscar otros indicativos.

Al igual que un perro que estornuda no siempre está resfriado.

Hay muchas razas que estornudan por otros motivos, porque está excitados , felices o alterados, porque han olido algo desagradable, etc.

Si vemos que nuestro perro está constantemente estornudando, se aconseja la visita al veterinario para descartar que tenga algo obstruyendo el orificio nasal.

En resumen, una nariz seca no es síntoma de perro enfermo, o sí así que no nos podemos guiar solo por esa impresión.

A parte de la nariz húmeda, hay que cuidar y proteger la nariz de nuestro perro, sobre todo en primavera y verano porque es una zona muy delicada y se les puede quemar por los rayos de sol. Los mas propenso son los perros de nariz clara o rosada. Aunque toca proteger la nariz en particular, si nuestro perro es muy claro, o de pelo corto, toca proteger al perro por completo. Un perro expuesto al sol sin protección se puede quemar. Las quemaduras solares son igual de malas para los perros como para las personas.

Y para terminar de hablar de la nariz, siempre aconsejo comederos de acero inoxidable porque son los que mejor se limpian y los que menos bacterias concentran pero usar comederos que no sean de acero inoxidable, cerámica o vidrio, es decir, utilizar comederos de plásticos, puede hacer que a nuestro perro se le cambie el color de su nariz por aquello de la sensibilidad al contacto.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*