La obediencia en los gatos

La obediencia en los gatos

Los gatos no necesitan de un grupo porque no lo necesitan. Ellos son territoriales y por lo tanto lo que necesitan es un territorio.  Los gatos no entienden ni respetan la jerarquía por lo tanto la obediencia no es algo que forme parte de ellos.

Con esto no queremos decir que los gatos no sean mascotas ideales con las que convivir, simplemente que no son mascotas que nos vayan a obedecer cuando les demos una orden.

No se sentarán cuando le digamos que se sienten, si nos dará la pata, ni siquiera van a venir cuando los llamemos, vendrán cuando ellos quieran venir y ya está.

Lo que los gatos aprenden son conductas y somos nosotros los que debemos de marcar las pautas. Debemos de indicarles si no le dejamos que suba a la mesa, o al sofá. Ya hemos hablado de ello pero os lo recuerdo, no hay nada mejor para marcar pautas a un gato que un spray con agua y cuando hagan algo que no queremos que haga, pulverizaremos con agua de manera que no sepan que somos nosotros los que lo hacemos.

Un gato tiene que tener sus necesidades básicas cubiertas y somos nosotros los que debemos de proporcionárselas para que usen lo que nosotros queremos y no lo que ellos quieren. No hay manera de educarlos así que hay que darles opciones. Si queremos que no hagan sus necesidades donde quieran, hay que ponerles un arenero y mantenerlo limpio.  Si no queremos que se afilen las uñas donde pillen, hay que tenerles un rascador. Si no queremos que se suba a los muebles o sillones, hay que ponerles un lugar alto. Los gatos controlan desde lo alto así que si no queremos que terminen encima de la mesa o del mueble, darle una opción válida en alto. Si no queremos que duerma en la cama, proporciónale una cama con mantas calientes y suaves.

Si no queremos que jueguen con lo primero que encuentren, que tenga sus juguetes a manos para que se puedan distraer.

Y siempre lo digo y siempre lo mantendré, dos gatos siempre es una mejor opción que un gato sólo porque entre ellos se darán compañía y jugaran.  Todo el tiempo que estén juntos jugando y entreteniéndose entre ellos, menos tiempo tendrán para hacer “algún desavío”

1 comentario sobre: “La obediencia en los gatos”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*