La primera consulta al veterinario del gatito

Vacuna a tu gato

En la entrada anterior ya os hablé de la pequeña gatita que acaba de recoger una amiga nuestra. En esta entrada vamos a contar la importancia de la primera visita al veterinario lo antes posible.

Una vez que tengamos la cita asignada, tendremos que trasladar a nuestro gato en un trasportín. Recuerda que en los veterinarios suelen haber muchos perros y algún que otro gato que estarán también esperado. Este ambiente puede poner a tu gatito muy nervioso y si lo llevamos en un trasportín conseguiremos dos cosas, que no se sienta tan asustado y que no salga corriendo y se nos escape. A los perros se les suele llevar al veterinario con correas, a los gatos no se le suelen llevar así pero ojo, a alguno que otro si hemos visto pasear con correa como si de un perro se tratara. No sacaremos al gato hasta que no estemos dentro de la consulta y seguros que la puerta está cerrada.

En esa primera consulta se le abrirá un historial a nuestro gato así como una cartilla de control y vacunaciones.

El veterinario nos hará muchísimas preguntas tales si conoces a los padres del gato, si la madre del gato ha sido una gata correctamente vacunada. Si el parto fue normal. Nos preguntará sobre la comida que le estamos dando así como si come, bebe, y hace sus necesidades bien.

Le revisará oídos, ojos, dientes. Lo pesará y anotarán su peso. Le controlará los latidos del corazón y respiración.

Tras acariciar al gato para tranquilizarlo, el veterinario palpará el abdomen.

La primera visita se debe de hacer entre las 6 a 8 primeras semanas de vida pero eso es algo que dependerá de cuando llega el gato a casa. Nunca es tarde y siempre es bueno hacerlo lo antes posible.

Tras el reconocimiento que, dependiendo del veterinario puede ser mas profundo o menos profundo, se nos informará del calendario de vacunaciones del gato para comenzar con ello así como el calendario de desparasitación interna.

Ya hemos hablado de las vacunas en los gatos pero nunca está de mas el recordarlas.

A partir de los 2 – 3 meses se vacunan con la trivalente felina.

1 mes después aproximadamente se pone el refuerzo de la trivalente felina.

Antes de cumplir el año de edad hay que poner en dos dosis con un intermedio que el veterinario nos indicará la rabia y la leucemia.

Al año hay que reforzar trivalente felina, leucemia y rabia.

Cada tres años hay que reforzar las vacunas puestas anteriormente.

Estas vacunas pueden variar en función a la decisión del veterinario, a la salud de nuestro gato y a nuestra zona donde vivimos.

¿Qué son estas vacunas? La trivalente felina sirve para ir en contra de la panleucopenia felina, la calicivirosis felina y la rinotraqueitis vírica felina.

La rabia y la leucemia va a ir mucho en función a la zona donde vivamos. En algunas comunidades autónomas de España es obligatorio la rabia para los gatos, en otras es aconsejable y en otras es voluntario.

La vacuna contra la leucemia irá en función a los casos que se hayan registrado en ese año así como la salud de tu gato.

El refuerzo de las vacunas cada 3 años es algo que aun no se ha conseguido implantar en todos los centros veterinarios. Se ha demostrado que las vacunas duran en los gatos 3 años y que vacunar cada año no es necesario pero como digo, aun no se ha implantado en todos los centros veterinarios y aun sigue habiendo muchos que siguen revacunando de manera anual.

Revacunar cada tres años no significa que el gato no necesite ir al veterinario antes, siempre es bueno el control periódico en el veterinario, sobre todo para ir controlando su salud y no saltarnos las desparasitaciones internas.

Gatos muy delicados de salud requerirán o necesitarán mas vacunas que no os he mencionado. Siempre hay que elegir un buen veterinario, tener confianza en él y seguir a pie de la letra sus recomendaciones.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*