La rabia de nuevo entre nosotros

La rabia de nuevo entre nosotros

Desde 1978 la rabia en España estaba erradicada y bien digo con “estaba” porque a día de hoy ya no lo está porque a principio de verano, concretamente en el mes de junio se detectó un caso de perro con rabia que mordió a varias personas.

Las causas por las que la rabia ha vuelto hacer aparición pueden ser muchas y varias. Recordemos que la rabia no es solo una enfermedad que contagia los perros sino también otros animales como son los zorros, los murciélagos o los hurones. Se sospechas desde las autoridades sanitarias que el foco ha podido provenir de una entrada de hurones en nuestro país ya infectados pero claro, no hay datos que lo confirmen puesto que cabe también la posibilidad que hayan podido ser los murciélagos, que en algunas de sus especies, suelen migrar.

El tema está en que como la rabia es una enfermedad muy grave tanto para nuestro perro como para los que le rodean en caso de que sea contagiado, hoy toca hablar de ello.

La rabia se contagia mayoritariamente a través de una mordedura de un animal enfermo con rabia pero también puede ser contagiado a través de un arañazo si este es profundo.

Cuando un perro es contagiado con la rabia, no manifiesta tal enfermedad de manera inmediata, la rabia se manifiesta a lo largo de los meses posteriores al contagio.

Un perro con rabia primero ha tenido que tener un contacto con un animal enfermo, por lo tanto, si vemos que a nuestro perro le ha atacado un animal con estado dudoso de salud, hay que acudir a un veterinario para que descarte la rabia.

Si nuestro perro es atacado y el ataque ha pasado desapercibido por nosotros, hay que estar pendiente a otros síntomas.  A lo largo de esos meses que pasa desde que es infectado hasta que manifiesta los primeros síntomas, el virus pasará desde la mordedura hasta el cerebro.  Cuando el virus alcanza el cerebro es cuando el perro empieza a manifestar depresión, el perro intentará aislarse para estar solo y luego tendrá episodios donde lo muerda todo,  se mostrará furioso y agresivo.

La imagen del perro rabioso con la boca llena de espumas no es otra cosa que al perro se le suele inmovilizar la zona de la boca y mandíbulas por lo que no controlará sus babas.  Cualquiera de los síntomas que os he descrito es señal de tener la necesidad urgente de visitar a un veterinario.

La clave todo está en una correcta vacunación de los perros y una rápida actuación en caso de ataque por parte de otro animal con la enfermedad.  Una vez que el perro tiene la enfermedad de la rabia en estado avanzado, no hay ni tratamiento ni posibilidades , siendo casi el 100% las posibilidades de fallecimiento.

En España, es competencia de las comunidades autónomas el que sea o no obligatorio la vacuna de la rabia. En Andalucía si es obligatorio el poner la vacuna de la rabia en cachorros a partir de los 5 meses de edad y luego 1 vez a año revacunar.

Y es muy importante acudir a un centro médico siempre que se haya recibido una mordedura de un perro aunque estemos seguro que no tiene la rabia.

Imagen vista aqui

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*