La rabia en los perros

C2

En España, la rabia está casi erradicada y eso es en parte gracias a la que la gran mayoría de las comunidades autónomas, la vacuna contra la rabia es obligatoria. La vacuna de la rabia se debe de administrar de forma anual y por parte de un veterinario, el cual, tras poner la vacuna a nuestro perro, hará constar en su pasaporte la fecha de su administración.

Para muchas personas con las que hablo, piensan que esta vacuna de la rabia es una tontería porque ni conocen la realidad de esta enfermedad ni lo altamente mortal que es hacía nuestro perro y creen que por el simple echo de que esté casi erradicada ya no se debería de seguir administrando a nuestros perros. Yo pienso que es un tremendo error porque precisamente por estar los perros vacunados e inmunizados a esta enfermedad, esta enfermedad casi ni se conoce.

Pero, ¿ qué sabemos de la rabia ?

La rabia es una enfermedad mortal en el 100% de los casos. Es una enfermedad de origen viral y este virus neurotrópico se encuentra en la saliva de los animales infectados. La rabia ataca al sistema nervioso lo que provoca una parálisis y posteriormente la muerte del animal.

Aunque es un virus que ataca a todos los mamíferos, los principales animales que la transmiten son los perros y los murciélagos.

La rabia se puede manifestar de dos maneras:

La forma furiosa, con esta manifestación de la rabia, nuestro perro tendrá una alteración inexplicable de su comportamiento. Se mostrará inquiero constantemente, no descansará, no dejará de ladrar y su ladrido será cada vez mas ronco.  Debido a esto, se le irá acumulando unas babas en los laterales de la boca. Tras contagiarse de la enfermedad, el perro morirá entre el 4º y 7º día

La forma paralítica es una manifestación algo mas tranquila, el perro se mostrará triste aunque estará agitado y no dejará de moverse. El síntoma mas claro es la parálisis que se le comienza a formar en el maxilar inferior, lo que le provocará el tener la boca constantemente abierta.  Dejará de ladrar y se le irá cayendo las babas por las comisuras. Sobre el 5º al 8º día el perro morirá.

Las personas podemos ser contagiadas por la rabia, se nos puede contagiar mediante un animal que nos muerda o nos arañe.

Si el que nos muerde es un animal vacunado, no pasará nada. Si el animal que nos mordió es callejero o salvaje, hay que acudir al médico, intentar dar toda la mayor información sobre el comportamiento del animal que nos mordió en caso de que no lo puedan coger para que un veterinario lo explore para descartar la rabia y con casi toda probabilidad, el médico , ante la duda, nos administre una serie de inyecciones para prevenir la enfermedad de la rabia.

La mejor manera de evitar animales enfermos en nuestro entorno es siempre dejar los contenedores de basura cerrados y siempre las bolsas con la basura dentro de los contendores y nunca al alcance de animales que se sientan atraídos por esa basura.

Imagen

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*