La Toxocariasis

Toxocariasis

Hoy volvemos con otra enfermedad que suele contagiar tanto los perros como los gatos. No es una enfermedad muy común pero hay que tenerla en cuenta para saber de ella, conocer sus síntomas y como evitarla.

La toxocariasis es una enfermedad que provoca unos parásitos que se encuentran alojado en los intestinos de perros o gatos enfermos. Suele atacar mas a niños de hasta unos 10 años, porque es el grupo de mayor riesgo al llevarse las cosas a la boca o tener un deficiente hábito de higiene.

Hablando claro, un perro o gato, mayormente callejeros o domésticos pero sin tener cubiertos sus ciclos de desparasitación interna, puede contagiar esta enfermedad a través de sus heces.

Los niños son el mayor grupo de riesgo en contraer la enfermedad porque juegan por todos lados y al no tener una higiene correcta , sobre todo en las manos, se contagian.

Los signos que se pueden manifestar van desde fiebre, tos, respiración alterada, dolores erupción etc. A los órganos que mas atacan estas larvas es a los ojos, hígado, pulmones y estómago.

No nos alarmemos, una vez conocido que existe ésta enfermedad, y que se puede contagiar a los humanos, y que puede ser desde leve a grave, solo queda tomar medidas.

Si tenemos gatos y/ o perros en casa, llevar en orden y al día los ciclos de desparasitación.

Si no tenemos ni gato ni perros, no podemos bajar la guardia, al menos si tenemos niños pequeños.  A estos peques no los debemos de llevar a lugares donde jueguen perros y / o gatos y sobre todo no dejar que toquen ni jueguen con perros o gatos callejeros.

Desde muy pequeños hay que educar a los niños a no meterse las manos en la boca, y sobre todo lavarse las manos habitualmente, con agua y jabón.

El cajón de la arena de los gatos, o el lugar donde los perros hacen sus necesidades, deben de ser zonas donde los niños mas pequeños no puedan acceder.

Ante cualquier síntoma, acudir al pediatra con el niño, esta enfermedad ataca principalmente a niños, y tras un examen y analítica confirmará o no la presencia de esta enfermedad. Si es leve no necesitará tratamiento y si es algo mas grave, será el pediatra el que recete el tratamiento a seguir.

Es muy sencillo, si tienes mascotas, con tenerlos cubierto con sus ciclos de desparasitación, estaremos tranquilos.

Si no tenemos mascotas, evitar zonas donde acudan muchos perros y / o gatos, sobre todo en niños que jueguen sobre el suelo.

Lavar periódicamente las manos y no dejar que los peques se metan las manos en la boca.

Como anécdota os contaré que hace unos años, teníamos un cocker que llegó a casa siendo muy pequeño.  Tras la primera desparasitación estuvo vomitando y haciendo deposiciones y se veía claramente estos bichos. Al principio nos parecía que era como cuerdas blancas que pensábamos que el perro había podido morder en el lugar donde estaba antes de llegar a casa pero tras consultarlo con el veterinario nos confirmó que era este parásito y lo tuvimos fuera del contorno del pequeño, que Carlitos por aquellos entonces era un bebé y no pasó nada.

Imagen vista aqui

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*