La vejez en los gatos, como reconocerla

La vejez en los gatos

Todos sabemos ya que un gato no llega hasta la edad adulta hasta no pasado los 12 a 18 primeros meses. Y también sabemos que un gato es un gato anciano a partir de los 10 años.

Hemos hablado ya muchas veces de la vejez de los gatos, hemos dicho que un gato sobrevive entre los 10 a 15 años pudiendo ser muchos más años si es un gato casero y bien cuidado o muchos menos, porque un gato callejero tiene una esperanza de vida de entre 3 a 5 años.

Vamos a centrarnos en nuestro gato, ese gato que está próximo a los 10 años, o que los ha pasado ya y no estamos seguro si nuestro gato ya tiene o no síntomas de vejez.

Los síntomas de vejez son claros y solo nos toca observar a nuestro gato. Está claro que no todos los síntomas llegan juntos, poco a poco van dando ese pasito hacia atrás que nos hace indicar que nuestro gato ya está muy mayor.

Lo primero que manifiesta nuestro gato es el descenso de actividad. Con esto no quiero decir que no hagan nada, nada más que dormir, no, un gato mayor puede tener sus ratos de actividad y de juegos pero cada vez serán menos, cada vez serán más cortos y sobre todo estará más tiempo dormido y descansando.

Cuando digo que un gato siempre es mejor alimentarlo con pienso seco que con pienso húmedo, llegada la vejez nos lo agradecerá porque al haber estado toda su vida con pienso seco, sus dientes no tendrán acumulación en exceso de sarro , no tendrá la encía inflamada y comerán mejor pero eso no quiera decir que con la edad, comiencen a comer menos porque les duele la boca. Hay que hacer visitas periódicas al veterinario si vemos que nuestro gato come demasiado poco. Otra cosa que debemos de observar es el pelaje. Un gato mayor luce con el pelo menos brillante y limpio porque no se asean tanto y es porque les duele la boca.

El arenero hay que cambiarlo, ya os lo comenté en otra entrada, al hacerse los gatos mayores, no pueden entrar en los areneros normales porque les duelen las patas así que hay que recurrir a bandejas de arena más bajas para que puedan entrar y salir sin dolores.

Aumento de peso por falta de actividad, problemas renales que los descubriremos porque se hacen pis fuera del arenero así como muchas otras enfermedades relacionadas con la vejez que solo el veterinario nos puede ayudar a diagnosticarlas y a tratarlas.

Lo que hay que hacer es que, una vez que nuestro gato cumpla los 8 años, llevar al veterinario entre 1 a 2 veces al año para control rutinario general. Solo así podemos ir combatiendo la vejez desde el primer momento.

Una alimentación acorde a la edad, algo de ejercicio y mimos, muchos mimos y cuidados. No queda otra.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*