Las alergias de los perros

La boca de los perros

Las alergias no solo son cosas de las personas, los perros también pueden ser alérgicos y a muchas cosas.

Las alergias más frecuentes de los perros son:

Alergias ambientales, lo más normal es la alergia al polen pero puede ser alérgico a cualquier elemento que se encuentre suspendido en el ambiente.

Alergias alimenticias, son las alergias que se manifiesta tras la indigesta de algún alimento.

Alergias por contacto, se produce cuando el perro entra en contacto con ese elemento, ya sea plástico, productos químicos, telas etc

Alergias a los medicamentos, esta alergia se manifestará cuando causa reacción tras tomar o untar algún medicamento.

Alergias a los parásitos, más concretamente es una alergia a la saliva de la pulga cuando pica.

Alergia a las picaduras de insectos, y ya no hablamos de parásitos sino de arañas, abejas, avispas ect.

Como vemos, los perros pueden ser alérgicos a cualquier cosa como nos pasa a las personas, unos perros no serán alérgicos a nada, otros serán un poco alérgico pero hay perros que sufren un sin fin de alergias.

Las alergias de los perros se manifiestas por heridas en la piel, que si no son muy grandes podemos desinfectar y curar en casa pero si son muy grandes o se ponen demasiado feas, hay que acudir al veterinario a por un tratamiento más específico.

Si en vez de heridas , lo que hay sin erupciones en la piel, se aplicará hielo pero ni directo, lo pondremos en un paño para bajar la inflamación y sobre todo no dejar que el perro se lama la zona porque se la puede infectar.

Las alergias más comunes se manifiestan por vómitos y diarreas. Si son episodios cortos, con no dar de comer unas horas será suficiente. Nada de comida pero si agua. Si vemos que los vómitos y / o diarreas se alargan en el tiempo, hay que acudir al veterinario.

Si el perro no muestra ningún síntoma de dolor, malestar o apatía, no hay que darle más importancia. Si lo vemos decaído, sin apetito, dolor o inflamación por la zona de la cara, cuello y hocico, si hay que acudir al veterinario.

Siempre que se nos confirme la existencia de alguna alergia en nuestro perro, hay que intentar evitar que el perro tenga contacto con lo que la produce. A veces es muy sencillo porque si es algo alimenticio, algún medicamento o algún material el que produce la alergia, con tenerlo lejos del perro es suficiente. El problema viene cuando es algo que no podemos controlar como es la alergia al polen, a las picaduras o algo similar.

Solo nos queda estar pendientes al perro, tener siempre en casa lo que el veterinario nos haya recetado para paliar los efectos de la alergia y mucha observación por nuestra parte.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*