Las cataratas en los perros

Las cataratas en los perros

Un perro puede tener cataratas, como si de una persona se tratara, y como tal, hay que controlarla porque de no ser así, puede terminar el perro ciego.

No hay pautas fijas para que una catarata haga aparición en un perro. Pueden aparecer a raíz de una diabetes, puede aparecer con la edad, perros de mas de 8 años, por un golpe en el ojo. Pero también pueden ser las cataratas por genética, son hereditarias y bien ya nació el perro con ellas, o se desarrollan a edad temprana, a los 3 años.

Los perros más propensos a las cataratas son los perros diabéticos sea cual sea su raza o bien los Cocker Spaniel, los caniches, los Schnauzer mini, los terrier y los Golden Retriever.

Simplemente tenemos que estar pendiente a los ojos de nuestro perro. No es cosa difícil porque constantemente estamos mirando a nuestro perro, así que de momento nos daremos cuenta cuando en un ojo se le pone como una neblina o una capa blanquecina. En ese momento, es importantísimo el acudir de inmediato al veterinario para su valoración y para confirmar que es realmente cataratas.

Digo que es importantísimo porque una catarata no tratada puede dejar a un perro ciego.

Las cataratas no se pueden prevenir pero siempre es bueno tener cuidado en los ojos de nuestro perro.

Hay que controlar y vigilar los ojos a diario. La limpieza de los ojos es algo muy importante, siempre se deben de limpiar con gasas y suero fisiológico.

La zona donde el perro descansa no debe de estar cerca de productos fuertes, tóxicos o pinturas.

Igual que en las personas, en los perros la catarata se trata con cirugía. Una vez diagnosticada la catarata, y sólo en caso de que el perro reúna unas condiciones favorables para ser candidato para la cirugía, se le pasará con el oftalmólogo veterinario que es quien hace la operación.

Operación que trata en sustituir la lente dañada por una lente acrílica. Tras la operación hay un postoperatorio de un mes aproximadamente donde el perro llevará el collar isabelino así como tratamiento de gotas para evitar inflamaciones e infecciones mientras cicatriza la zona.

No hay tratamiento alternativo a la cirugía, al menos que yo conozca, ya se sabe que la ciencia y la medicina avanza a pasos agigantados y nunca se sabe. Lo importante es acudir pronto al veterinario porque solo de esa manera podemos salvar el ojo y la vista a nuestro perro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*