Las enfermedades de los periquitos

El periquito

Hoy nos vamos a centrar en las posibles enfermedades mas comunes en nuestros periquitos. Sírvase esta guía como orientación para estar alerta y saber reconocer la enfermedad pero ante cualquier síntoma siempre hay que acudir a un veterinario especialista en exóticos o al menos en aves.

Nosotros nos podemos confundir porque hay síntomas que son muy parecidos entre unas enfermedades y otras.

Lo que debemos de tener claro es que en caso de enfermar nuestro periquito, hay que saber como cogerlo para poder administrarle la medicación que nos ha recetado el veterinario. Otro día nos centraremos en como debemos de coger correctamente al periquito para que no le hagamos daño.

Pasemos a las posibles enfermedades, y las mas comunes.

Resfriado común:

Los periquitos se resfrían fácilmente ante corrientes de aire, cambios bruscos de temperatura etc.  Un periquito resfriado estará triste, con el plumaje hinchado, somnoliento, con respiración pesada. Lo primero es darles calor, agua limpia y buena alimentación. Se le debe de dar algo de infusión de manzanilla a temperatura ambiente en un bebedero como el del agua y panizo para que coma. Si tenemos la posibilidad de ponerlo solo en una jaula mejor, así nadie lo molestará y se recuperará antes. A poder ser, visita al veterinario.

Ácaros de la Sarna:

Costra que le sale en el pico, en la parte de la cera y en las patas. Es muy molesto para el periquito. Se trata comprando los productos específicos para los ácaros de la sarna en las tiendas de animales o frotando con aceite de parafina en las zonas afectadas con un bastoncillo de algodón. Hay que estar con el tratamiento 2 semanas aun habiendo desaparecido los ácaros.

Catarro de Buche:

El periquito se tornará triste, pico sucio, plumas erizadas, buche muy distendido, piel violeta, dejan de comer y de beber. Se presenta tras comer comida adulterada o comida verde sin lavar. Hay que darle granos limpios y lechuga muy bien lavada.

Catarro Gastro-instestinal:

Periquito triste que no come y las heces son acuosas. Bebe continuamente y está muy delgado. Se debe a la mala calidad de la comida. Se le debe de separar de los otros periquitos, poner en temperatura suave y dar alimento muy limpio.

Asma:

Como todas las asmas es dificultad en el respirar. Simplemente no hay que asustar ni cansar al periquito.

Bronquitis:

Es la inflamación de los bronquios y mucosas. Hay que separarlos y llevarlos al veterinario.

Epilepsia:

Los jóvenes periquitos son los que la manifiestan, se ponen a revolotear y saltar por la jaula de manera muy rara y activa, luego pasan a quedarse paralizados y se arrastran por el suelo de la jaula.  Hay que darles inmediatamente una ducha fría y luego al sol para que se sequen. Así es como vuelven a la normalidad.

Estreñimiento:

Si notamos al periquito estreñido solo debemos de aumentar la ingesta de lechuga.

Fracturas:

Rotura de algún miembro , suele ser el ala o la pata. Llevar al veterinario.

Melancolía:

Los periquitos no deben de estar solos. Macho macho o hembra macho. Nunca hembra hembra, ya hablaremos de ello.

Obesidad:

La obesidad es un problema para las hembras que críen, de lo contrario no es recomendable que estén gordos pero no les pasará nada. Solo hay que controlarles la comida.

Parálisis de los  jóvenes:

Se presenta porque se quedan privados de algún movimiento.  Se soluciona corrigiendo la alimentación, la luz solar y las vitaminas.  Poner lechugas, hueso de jibia y sol.

Paratifosis:

Pierden la alegría, dejan de cantar y permanecen con las plumas erizadas. Ojos cerrados y respiración acelerada.   De inmediato poner en cuarentena, en jaula apartada. Cambiar el agua 3 o 4 veces al día y agregar 2 gramos de sulfato de hierro por litro de agua. Tardan muy poco en morir con esta enfermedad.

Pepita:

Tumor pequeño que sale debajo de la lengua que le impide comer. He visto como de manera casera se soluciona este problema pero como lo veo tan delicado , os aconsejo mejor que lo llevéis al veterinario.

Piojillo:

Piojos en sus plumas,  nos daremos cuenta porque no dejarán de expurgarse. Hay que limpiar la jaula a fondo y rociar al periquito con alcohol de 90º.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*