Las primeras noches del gatito

Las primeras noches del gatito

A veces nos llevamos para casa el gatito siendo demasiado bebé. No es bueno ni para la madre ni para el gatito el que sean separado tan pronto pero si ya tienes al bebé en casa, solo te queda hacer las cosas lo mejor posible.

Los gatitos cuando llegan al nuevo hogar llegan desorientados, asustados, y desconfiados. Les falta, no solo su madre sino que todos sus hermanos. De golpe y porrazo se ha visto solo.

Lo mas habitual es que cuando caiga la noche, el gatito se ponga a llorar. Es algo que debemos de contar con ello puesto que les falta su madre.

Para quienes aún no tengan a su gatito en casa, el primer consejo es para ellos. Si conocéis a la mamá gata y de ante manos podéis llevar una manta para que el dueño de la mama gata la ponga al lado de la gata, cuando nos llevemos al gatito, nos llevaremos también la manta con los olores de la mamá, cosa que tranquilizará algo al bebé.

Si no tienes posibilidad de llevar la manta con tiempo, al menos, llévate una manta el día que recojas al pequeñín y que le pongan la manta a la madre, el máximo tiempo posible antes de llevarte al gatito y a la manta. Algo de olor siempre pilla la manta.

Por la noche el gatito debe de estar calentito, para ello , poner su cama en lugar cálido, con su manta y sobre todo, si es invierno, botellas de agua caliente.

No te olvides que de noche los gatitos también comen, si son demasiado pequeños, y aún no comen bien solos, te tocará levantarte para darle de comer.

Lloran o maúllan por la noche porque echan de menos a su madre. Ahora, lo mas parecido a una madre eres tú así que te toca pasar algunas noches un poco regular porque necesitan de ti.

Atiende al gatito cuando maúlle, o tendrá hambre, o frío o simplemente se sentirá solo.

Es cuestión de tiempo, poco a poco se irá acostumbrando a estar en el nuevo hogar y poco a poco dejará de llorar.

Como siempre os digo, la visita al veterinario debe de ser lo antes posible, unos parásitos intestinales son motivos para tener al gato alterado, con molestias y por lo tanto llore o maúlle.

Calor, comida, atención, mimos y comprensión. Es lo que un bebé gatito necesita. Una vez que vayan pasando los días, se irá haciendo cada vez mas independiente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*