Lo mucho que nos queda por aprender de los animales

Abby con Lista y Noa

Hoy nos hemos levantados todos con la noticia que una pareja de la Guardia Civil ha salvado la vida de un bebé de una semana que había sido arrojado al cubo de la basura dentro de un macuto.

La verdad es que no tengo palabras para explicar lo mal que me ha sentado la noticia. No el que la Guardia Civil estuviera acertada en el rescate, no, sino el hecho de que una madre haya sido capaz de tirar a su propio hijo a la basura.

Los animales, que de eso trata este blog, nos da lecciones a diario en este tema.

Sin ir más lejos, en mi propia casa hay una gata que es digna de admiración por su capacidad de ser madre de todo aquel que lo necesita.

Abby, pocas semanas después de tener a su primera camada, os recuerdo que fueron Lía, Zipy y Zape, se encontró con que trajimos a casa a una nueva cría de más o menos el tiempo que tenían sus cachorros, Buffy. No os voy a decir que el primer día la dejo mamar, porque os mentiría pero a los pocos días, Buffy se había ganado el cariño de Abby la dejó mamar hasta que fue mayor.

Tras la segunda camada de Abby, en la que tuvo a Lista entre otros cachorros, se volvió a vivir la historia. Lista nació en Febrero y en Mayo nació Noa, la cría de una gata de una amiga que cuando contaba con dos semanas nos la llevamos a casa a ver si conseguíamos que Abby la amamantara porque estaba muy pequeñaja. Abby volvió a repetir las pautas, los primeros días la ignoró pero a los tres o cuatro días, se ganaron mutuamente y la dejó mamar.

De echo, los que me siguen día a día, sabéis que Abby ha sido recientemente esterilizada pero ni por esa ha perdido su leche y sigue hoy por hoy dando de mamar a las dos pequeñas, a Lista y a Noa.

Si es cierto que en los propios humanos, hay madres que solo son madres porque han parido y madres que han renunciado a parir sus propios hijos porque la vida les puso en su camino hijos de otras madres a los que criar y atender. Pero noticas como la de hoy nos hace ver , una vez más, que tenemos que aprender un poco más de los animales. Que tenemos que aprender a ser un poco más como Abby, que ni se abandona a un hijo y mucho menos se deja de atender a otro hijo que lo necesita.

Desconozco lo que se le pasó a esa madre por la cabeza para tirar a su hijo a la basura pero a veces pienso que me estoy volviendo un poco loco al pensar que nuestros gatos ( o perros ) son más responsables que muchos adultos humanos. ¿O no pensáis como yo?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*