Lo peligroso del cigarrillo electrónico para nuestro perro o gato

La alimentación de los gatitos sin su madre

Hay veces que en casa tenemos objetos y cosas a los que no les prestamos la menor atención en cuanto a lo peligroso que pueden llegar a ser para nuestros perros y / o gatos.

Una de ellas es el cigarrillo electrónico, y más concretamente los botes de líquido con los que se rellenan.

Algo que tú puedes tener en tu casa, a tu mano y puede que hasta el alcance de nuestro perro o nuestro gato. Nosotros mismos, hasta que no enteramos de esta noticia, lo solíamos tener encima de la mesa del despacho de María y desde entonces lo tenemos guardado en un cajón.

Y es que resulta que el cigarro electrónico en sí, al contener poco líquido con nicotina, no resulta demasiado peligroso pero los botes, al contener más cantidad de líquido y por lo tanto, más cantidad de nicotina, ya si resultan muy peligrosos, incluso letales.

Está claro que si hablamos de perro, hay que tener en cuenta el peso del perro. No es lo mismo que un perro muerda y se trague el líquido de un bote que pese 35 o 40 kilos a que lo haga un perro pequeño de dos o tres kilos. A menos peso, más daño. A más peso, los efecto son menores pero no menos importantes.

En el caso de los gatos, al ser de poco peso, el riesgo es alto.

Si pensamos que estos botes no les puede llamar la atención, estamos equivocados. Estos botes de líquido para nuestros cigarrillos electrónicos suelen venir con sabores, por lo tanto con olores que a nuestros gatos y perros les llega de manera más acentuada que a nosotros y por lo tanto se les presenta un atractivo bote que intentarán abrir mordiéndolos a toda costa.

Si nuestro perro o nuestro gato ha ingerido el líquido de un bote de nuestro cigarrillo electrónico, los efectos comenzarán casi de inmediato, pasado 10-15 minutos comenzará a manifestar los primeros síntomas.

Los síntomas que tanto los perros como los gatos comienzan a manifestar por orden de aparición serán primero vómito y diarreas seguidos de agitación, incremento del ritmo cardiaco, incremento del ritmo respiratorio, temblores, ataxia, debilidad, cianosis, convulsiones, y en los casos más extremos, coma y paro cardiaco.

Lo que tenemos que hacer ante la más mínima sospecha de que nuestro perro o nuestro gato a ingerido líquido de un bote de nuestro cigarrillo electrónico, llevar de inmediato al veterinario. Si podemos llevar el bote o los botes mejor, porque así el veterinario puede calcular la dosis de nicotina que ha ingerido. No todos los botes contienen el mismo porcentaje de nicotina. Los hay de 6 mg y los hay de 24 mg.

Lo dicho, un bote tan pequeño, que si en vez de uno tenemos varios, que a simple vista resulta inofensivo, puede ser el causante de la muerte de nuestro perro por envenenamiento.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*