Locuras Nocturas

Locuras Nocturnas

Los gatos a veces nos muestran un lado que pocos entendemos. De buenas a primera, el gato se pone como loco a correr de un lado para otro dando saltos. Es un comportamiento muy habitual en cachorros y gatos jóvenes pero no es imposible verlo también en gatos adultos. Son menos los casos pero también lo hacen.

Y nosotros nos quedamos mirando al gato pensando, ¿Se ha vuelto loco? Y no, no se ha vuelto loco. Ese comportamiento se le suele llamar “Locuras Nocturnas” porque habitualmente lo suelen hacer caída la noche pero tampoco se descarta que lo puedan hacer de día.

¿Realmente que le pasa al gato? Pues lo mas habitual es que nuestro gato necesite quemar energías y simplemente lo está haciendo dando esas carreras y dando esos saltos, es normal, no os asustéis.

Aunque lo más normal es que simplemente esté quemando energías, no hay que descartar otras posibilidades

La picadura de una pulga o de algún insecto en una zona donde el gato no consiga llegar para arrascarse, puede ser un motivo de ese comportamiento repentino de correr y saltar.

Como casos mas extremos, podría padecer nuestro gato lo llamado, Síndrome de Hiperestesia Felina, también llamada trastorno de la piel ondulante y síndrome del gato nervioso. En este supuesto, tendremos que observar si a nuestro gato si se ondula la piel desde los hombros hasta la cola unido a que se muerde la parte trasera, la parte de la cola. Se puede morder o arañar a sí mismo esa zona.

En este supuesto caso, si hay que acudir al veterinario lo antes posible para que haga una revisión al gato y ponga el tratamiento correspondiente.

Lo normal si es que este comportamiento no deba de preocuparnos, es un comportamiento normal en los gatos. No es que se lleven todo el día corriendo como posesos pero de vez en cuando lo hacen, tomemos este comportamiento como algo sin importancia.

Lía, Zipi y Zape lo están haciendo, y se ponen a correr de un lado para otro los tres a la vez, a veces los tres en el mismo sentido y a veces se cruzan entre ellos pensando a veces, que se van a chocar unos contra otros pero no, controlan muy bien sus movimientos.

Ver a estos pequeñajos corriendo y saltando es súper divertido y más aún sabiendo que no les pasa absolutamente nada, que es un comportamiento normal y que simplemente está agotando esa energía extra que tienen para luego acurrucarse unos contra otros y entrar en un plácido sueño.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*