Los collares antiparásitos para gatos

Gatos sobre libros

Los gatos, al igual que los perros, tiene que usar antiparasitarios, ya sea con pipetas o con collares.

En casa solemos poner collares para mantener los parásitos lejos de nuestros gatos y por ello, cuando se va aproximando las calores que es cuando están mas expuestos a las pulgas, garrapatas etc. se los colocamos.

Los collares de los gatos son variados en formas, tamaños,  colores y usos. Hay que leer muy bien la caja antes de comprarlo y usarlo y sobre todo hay que tener muy claro para quien está destinado ese collar porque hay collares para todo tipo de gatos, hay collares solo para cachorros y hay collares solo para gatos adultos.

Luego hay que tener muy claro la duración de su efectividad, en la caja nos indicará el tiempo que el collar, en condiciones normales, será efectivo.

Poner un collar a un gato va desde algo normal y habitual que harás en pocos segundos , a , sufrir y sudar para que el gato se quede con el collar, en caso de conseguir ponérselo. Por regla general se suele sufrir bastante a la hora de poner el collar a un gato, sobre todo si intentas hacerlo sólo.

En casa siempre lo  hacemos entre dos personas porque mis gatos, pese a que están acostumbrados a los collares, no hay manera y no se dejan ponérselos tan fácilmente.

Los collares vienen en una caja y a su vez envuelto en una bolsa metalizada. Abrimos el collar, y suelen venir con un largo extra.

Para que sea lo mas fácil y cómodo poner el collar, solo tenemos primeramente montar el collar, es decir, cerrar el collar pero dejando un hueco lo suficientemente grande como para que entre la cabeza del gato.

Una  persona agarra al gato, dándole mimos y caricias para relajar al gato.  La otra persona le pone el collar y ajusta al cuello del gato, dejando siempre un par de dedos de espacio entre el cuello y el collar para que el gato tenga espacio para estar cómodo pero no tenga espacio ni para quitarse el collar ni para quedarse atrapado con el collar en algún sitio o incluso con sus propias patas. El trozo de collar que sobra se corta con una tijeras, ni cortar mucho ni dejar demasiado collar colgando, lo justo para que ni se suelte el collar, ni el gato llegue a morder la punta del collar que cuelga.

Ya os digo, entre dos personas es rápido y mucho mas fácil.  Y sobre todo recordar que hay que retirar el collar y sustituirlo por uno nuevo cuando lo indique la caja del collar que hemos comprado, en la parte de atrás suele venir siempre el tiempo que tiene de duración.

En la foto que os dejo podéis ver como Pukka lleva su collar rojo, con su placa y nombre, un poco mas ancho, y por detrás se ve de color negro, el collar antoparásitos mas apretado

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*