Los cuidados de las mamas de una gata lactante

Abby, una mamá protectora

Cuando comienza el destete de los pequeños gatos hay que extremar precauciones y atenciones con nuestra mamá gata.

A medida que los gatitos tomen menos leche, hay que controlar que las mamas de la gata están bien.

Hay que estar tocando y controlando que no estén demasiado calientes, ni tengan inflamaciones, ni rojeces, ni heridas.

A medida que los gatitos van dejando de tomar leche, las mamas se pondrán duras pero eso en un primer momento es normal, es exceso de leche que irá disminuyendo poco a poco pero no por ello debemos de dejar de controlar las mamas. Esa inflamación, incluso dureza, tenderá a desaparecer pero lo mismo no, y la inflamación va a mas y se presenta una mastitis.

Ante cualquier duda, siempre hay que recurrir al veterinario.

Es muy importante que los gatitos completen el destete junto a su madre para que la madre pueda ir disminuyendo su leche paulatinamente.

No se le debe de quitar a la madre los cachorros todos del tirón. De ser una camada numerosa, se irán retirando poco a poco y siempre los que menos mamen, dejando siempre gatitos para que se complete el destete y la madre no sufra.

Si cuando vayamos a retirar los últimos gatos, la madre aún les estuviera dando de mamar, hay que llevar la gata al veterinario para que le recete una pastilla para que se le retire la leche.

Si por cualquier motivo, tenemos o necesitamos retirar todos los gatitos de la madre a la vez, siempre antes hacer por llevar a la gata al veterinario para que le mande la pastilla y se le corte la leche. Es la única manera que a la gata no se le produzca una mastitis.

Una mastitis en una gata es doloroso y peligroso. Ante la mas mínima sospecha de zona roja, zona muy caliente, leche amarillenta o mal olor, hay que llevar a la gata al veterinario para su control y tratamiento.

Si dejamos que sea la propia madre la que deje de dar de mamar , nos aseguramos que se ha quedado ya sin leche, ella sabe cuando ya no hay mas leche que ofrecer y no dejará que mamen los gatitos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*