Los gatos guardianes de Hermitage

Los gatos guardianes de Hermitage

Volvemos hoy con una historia real sobre animales de la que tanto nos gusta. En este caso nos trasladamos al mismísimo museo del Hermitage de San Petersburgo, museo que acoge una de las mayores pinacotecas del mundo.

La colección del museo se extiende por seis edificios junto a la orilla del rio Neva. De esos edificios, el más importante de todos es el Palacio de Invierno, residencia oficial de los zares antiguos.

Este museo se fundó en el año 1764 de mano de la Emperatriz Catalina La Grande, con una adquisición que hizo de 225 obras de pintura flamenca y holandesa.

Con el Zar Pedro I, se comenzaron a utilizar los gatos como guardianes al servicio de la corona. Todo comenzó porque una de sus hijas, la emperatriz Isabel tenía terror a los ratones y el Zar mandó traer una camada de gatos de Kazan al Palacio de Invierno.

Luego, la propia emperatriz Catalina, trasladó los gatos al museo para que protegieran el edificio de los roedores, y más en concreto, protegiera las obras de arte. Los gatos que llevaron al museo pasaron de ser gatos al servicio de la corona a adquirir la distinción de gatos guardianes oficiales.

Los gatos fueron viviendo en el museo, camadas tras camadas. Quedaron en el Palacio mientras pasaba el derrocamiento de los zares, la primera guerra mundial, la revolución de Octubre de 1917 y una guerra civil.

A lo que no sobrevivieron los gatos fue a la gran hambruna que durante la segunda guerra mundial sufrió la ciudad.

Tras la guerra, el bloqueo y el resurgimiento de la ciudad, los gatos volvieron al museo, recuperaron su trabajo y su estatus.

Con la nueva llegada de los gatos al museo, camada tras camada llegó el primer problema, el número de gatos se descontroló y se convirtió en un verdadero problema para controlar. Eran muchos gatos tanto para cuidar, para alimentar, como para controlar, puesto que los gatos andaban por las salas del museo a sus anchas.

A finales de los años setenta, el problema se solucionó limitando el número de gatos a 70. Cuando hay más de 70 gatos, se ofrecen en adopción y se les limita el acceso a las salas del museo.

Hoy en día siguen existiendo los gatos guardianes oficiales del museo. Son gatos callejeros jerarquizados bajo un sistema de castas. Aristócratas, casta media y casta baja, dependiendo de la zona donde estén afincados.

Todos los gatos están registrados, documentados con fotografía incluida para su identificación y todos están acreditados con su condición de guardián oficial del museo.

Todo el museo está perfectamente identificado indicando de la presencia de los gatos, así como la obligación de andar despacio para no asustarlos.

Tienen hasta su día, el 28 de marzo se celebra el día del Gato del Hermitage.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*