Los parásitos internos

La pastilla de la desparasitación en los gatos

Hemos hablado ya de los parásitos internos pero hoy vamos a profundizar un poco mas en este tema.

Los parásitos internos sin los que viven en el interior de los animales, por lo general en el aparato digestivo.

No solo debemos de mantener a la mascota limpia de pulgas, garrapatas y demás parásitos externos sino que también hay que mantener a rayas los internos porque se pueden transmitir a las personas y afectar gravemente a la salud.

Por regla general tenemos tres grandes grupos de parásitos internos, los gusanos del corazón o filarias, los gusanos intestinales redondos o lombrices y los gusanos intestinales planos o tenias.

Las filarias es la enfermedad del gusano del corazón. Una grave enfermedad provocada por el gusano redondo que se transmite por la picadura de un mosquito. Tras infectar a la mascota, el parásito se aloja en su corazón y tapona la arteria aorta. Las larvas pueden alcanzar desde los 15 a los 30 centímetros y en un solo perro se han llegado a encontrar mas de cien gusanos. El ciclo vital de la dirofilaria es un mosquito se infecta al picar a un animal contagiado, dentro del mosquito se desarrollan las larvas y estas son depositadas en un animal sano a través de una picadura del mosquito. Una vez que las larvas se hacen adultas en el corazón del animal, liberan unas microfilarias y corren por la sangre. Este animal ya es un animal contagiado y nuevamente el mosquito le picará  y volverá a picar a un animal sano.

Las lombrices se contagian entre mascotas cuando olfatean o lamen excrementos parasitados. También se pueden contagiar lamiéndose entre si.

Las tenias necesitan de un huésped para atacar a la mascota. Lo mas común es que las tenias lleguen al animal a través de las pulgas. El quiste hidatídico es la enfermedad que produce la tenia, muy grave si se contagia a un humano. El ciclo vital de la tenia es que las pulgas se comen los huevos de las tenias. Los huevos eclosionan en el interior de la pulga y el animal se las come.  Las larvas se hacen adultas en los intestinos del animal y los parásitos adultos ponen huevos, huevos que se comerán las pulgas y así sucesivamente.

Es muy importante desparasitar a las mascotas porque los parásitos pueden ocasionar enfermedades graves en el organismo. Los gusanos por ejemplo provocan vómitos, diarreas, oclusión intestinal… En muchas ocasiones, la salud de la mascota corre serio peligro y siempre hay que recordar que un animal mal desparasitado internamente , cuando lo vacunamos, las vacunas no cumplen al 100% su misión.

Los animales se deben de desparasitar internamente una media de 4 veces al año pero eso dependerá del animal, su entorno y la estación del año así que lo mejor es seguir las indicaciones del veterinario.

Para las personas que convivan con mascotas, sobre todo los niños y ancianos, lo mejor es que siempre se laven las manos tras jugar con un animal. Usar repelentes de mosquitos en época de mosquitos. Evitar que los niños jueguen donde los animales haces sus necesidades.

Los niños y los ancianos es el grupo mas propenso a ser contagiado por un animal con parásitos internos. A la menor duda, acudir a un médico.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*