Los perros, la monta

Los perros, la monta

Hay veces que tenemos una hembra y por descuido o por los motivos que sean, la monta un perro y nos la preña, eso es así, hay que tener mil ojos. Y hay veces que, queremos que la monte un macho, lo organizamos todo y llega el momento que la monta no se efectúa por un motivo u otro.

Uno de los principales motivos puede ser el que ambos perros sean novatos y la falta de experiencia hace que la monta falle. Siempre intentaremos que al menos uno de los dos, no sea novato en el acto.

Otro de los motivos es que se nos haya pasado el tiempo y la hembra no esté receptiva y por lo tanto rechaza al macho. Hay que calcular bien los días, y a poder ser, comenzar a traer al macho uno o dos días antes de que calculemos que puede ser el momento de la monta para que se vayan conociendo y aceptando.

Otro motivo puede ser que a la hembra no le guste el macho. Que al macho no le guste la hembra es más raro pero también puede suceder. Si a la hembra no le gusta el macho, no se dejará montar.

Que los perros tengan un primer contacto con antelación es muy importante. Incluso el primer día junto se la pasaran jugando antes de comenzar nada más. Es muy normal que ese primer día junto, no haya monta.

Si los perros se sienten muy observados, tampoco habrá monta, hay que dejarle su parcela de intimidad y tranquilidad.

Lo ideal es que la hembra vaya al terreno del macho pero hay posibilidades de que haya monta si es el macho el que va al terreno de la hembra.

Intentaremos que no haya más perros alrededor de la pareja para que no haya interferencias ningunas.

Yo te puedo contar nuestras experiencias. Por un lado programamos la monta de Bianca y todo fue perfecto. El macho estuvo en casa varios días seguidos, los dos solos en el jardín a su aire y tras unos intentos fallidos porque ambos eran novatos, consiguieron la monta y nosotros el posterior embarazo.

Por otra parte, con Nala no tuvimos suerte. Programamos su monta, tanto en el terrero de Nala como en el terreno del macho y no hubo manera de que el macho montara a Nala. Ella se dejaba pero el macho, novato, no llegaba a montar a la perra como debe de ser así que desistimos de la monta.

Me habéis preguntado varias veces sobre la monta y de por qué la hembra no se deja montar, os he contado lo que en mi experiencia conozco, pero siempre podéis consultar con vuestro veterinario que será el que, con más exactitud, os explique que ha podido pasar para que esa monta no se produjese.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*