Los primeros días de los gatitos

Los primeros días de los gatitos

Las dos primeras semanas de los gatitos son muy importantes. Durante estas dos primeras semanas, dependen totalmente de su madre. No tienen los ojos abiertos, se mueven con mucha dificultad y prácticamente rectando porque aun no se han puesto de pié y pasan la mayor parte del tiempo durmiendo.

Cuando se despierte, chillan para atraer a la madre y comen. No hacen nada mas.

Es muy curioso porque tan pequeños, tan tiernos y sin tener movimientos concretos, son capaces de orientarse perfectamente y llegar, aun con los ojos cerrados, hasta esa fuente de alimentación como es la mamá gata.

Sus movimientos, torpes y sin coordinación , recuerda mas a una manera de arrastrarse que a otra cosa pero cumplen su cometido, llegar hasta la mamá.

A parte de no ver porque tienen los ojos cerrados, tampoco oyen, aún no. Mas adelante comenzarán a oír.

Su manera de localizar a la madre es haciendo pequeños movimientos hasta que encuentran un calor concreto, el calor que desprende la madre. Una vez localizado el primer objetivo que es encontrar a la mamá, ahora toca encontrar el segundo, un pezón del que salga leche. Se orientan por el calor que van recibiendo en el hocico.

Una vez llegado al pezón, comenzarán a masajear con sus patitas delanteras para que la leche salga. Una vez que empieza a salir la leche, pasan de una frenética comida a ir relajándose y terminarán quedándose dormidos con la teta en la boca.

En definitiva, durante las dos primeras semanas, los gatitos no pueden mantenerse en pié por lo que se arrastran a lo largo de una superficie escasa. Comen de la madre cuando encuentran el pezón que lo hacen gracias a su hocico que le orientará hacia el olor y calor de la madre. No ven ni oye pero no lo necesitan. Los gatos suelen tener preferencias por un pezón en concreto así que lo buscarán. Protestan con pequeños chillidos si no encuentran lo que buscan, lo que hará que la madre se recoloque para que ellos estén mas cómodos.

A lo largo de estas dos semanas, la mamá, a parte de ser una gata portadora de leche para sus cachorros, será la encargada de mantenerlos limpios y a su vez de estimular sus genitales y ano para que puedan expulsar orina y heces.

Recuerda siempre que si tienes que alimentar a un gatito recién nacido porque no tengas a la mamá, a parte de darle de comer cada 3 – 4 horas, tienes que estimularle con unas gasas mojadas, la zona del ano y genitales para que expulsen el pipí y las heces.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*