Los seis sentidos de los gatos

Siempre hemos tenido 5 sentidos pero los gatos tiene 6 sentidos y muy desarrollados. La vista es el primero de ellos. Los gatos pueden ver tanto de día como de noche, pueden ver tanto en la claridad como en la oscuridad. A través del estado de su mirada, podemos intuir casi a ciencia cierta que le pasa al gato. Si le vemos el iris de forma vertical nos está diciendo que el gato está tranquilo, relajado, a gusto. Si el iris está redondo nos indica que está asustado o preparado para saltar sobre su presa de caza. La mirada normal es la de iris ovalado.

En temas auditivos, también nos aventajan bastante. Los gatos pueden girar sus orejas hasta 180 grados . Con esos giros, no solo escuchan sino que hacen como un escaneo de todo lo que se está moviendo a su alrededor. El gato tiene un oído mucho mas agudo que el ser humado.

El tercero en cuestión es el olfato, no tan desarrollado como los perros pero si mucho mas que los humanos. Su olfato está tan desarrollado que pueden rechazar su arena porque les huele mal aunque a nosotros no nos de olor desagradable,

El olfato del gato es muy importante para localizar su comida.

El sentido del gusto no lo tienen muy desarrollado por ello se dejan guiar por el sentido del olfato para elegir comida.

El sentido del tacto lo tiene concentrado en los bigotes y en el pelo. Estos están conectado al sistema nervioso y envían una señal a su celebro cada vez que lo tocamos o acariciamos.

Y el sexto sentido es el gran sentido de la orientación que tiene los gatos que son capaces de salir de paseo y por mucho que se alejen, saben perfectamente volver a su casa. ¿Qué ocurre con esta afirmación que os acabo de  hacer? Pues que los gatos cada vez viven en ciudades mas grande, en ciudades totalmente motorizada y los gatos, no es que no sepan volver o que pierdan ese sexto sentido para volver sino que se encuentran con muchos peligros en esos paseos y tienen accidentes como atropellos de coche . Por eso, aunque te digo que los gatos tienen la habilidad de regresas a su casa, tras un largo paseo, gracias a ese sentido de la orientación, no es recomendable dejar a un gato a sus anchas, que pasee solo y mas si vives en grandes ciudades donde puede ser atropellado o se puede tropezar con algún vecino poco amigable con los gatos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*