Los trombicúlidos

El ladrido de nuestro perro

Llega el Otoño y es hora de tener precaución con los trombicúlidos sobre todo en las zonas de ríos y de montes.

Los trombicúlidos son unos ácaros con forma de arañitas de color rojo que provoca reacciones cutáneas en personas así como infecciones muy seria en los perros. Se les conoce también como ácaro de las cosechas y suelen hacer su presencia a principio de otoño.

Existen más de 1200 especies pero solo unas 50 atacan a los animales y a las personas.

Son diminutas, apenas llegan a los 0,2 milímetros y tienen tres pares de patas. El cuerpo está recubierto por pelos largos y su color, como ya hemos dicho es colorado, más bien rojo bermellón.

Llegan entre finales de verano a principio de otoño y no se termina el brote hasta que no llegan los primeros fríos intensos.

Cuando son larvas es cuando más daño hacen porque inyectan un líquido altamente irritante.

Las lesiones se las encontraremos rápidamente a nuestros perros en la zona de las patas, abdomen y cara. Presentará descamación, costras, pústula. A simple vista veremos como un cúmulo de puntitos anaranjados como si fuera un pegote de arena. A los perros les provoca problemas digestivos con náuseas, vómitos y diarreas. En las personas se presentan a modo de manchas de color rojo que pican mucho.

Para evitar a estos bichos, no solo tenemos que tener la precaución de no acudir con nuestro perro al montes en esta época del año, sino que tenemos que tener a nuestro perro bien protegido contra los parásitos, tanto externos como internos.

Tener a nuestro perro desparasitado internamente es un paso porque los ácaros se ceban más en animales que tienen parásitos internos. Para protegerlos de los parásitos externos, nada mejor que proteger con pipetas o collares.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*