Los veterinarios a domicilio

Los áfidos

No todos los veterinarios tienen servicio de atención domiciliaria pero si es cierto que cada vez son más las clínicas veterinarias que lo están poniendo al servicio de las personas, sobre todo para aquellas personas que por los motivos que sean, prefieren que el veterinario venga a casa.

Dependiendo del veterinario, el coste será uno u otro pero siempre será un poco más caro que cuando acudes tú, a la clínica directamente.

En casa solemos usar dos veterinario. Una clínica a la que acudimos con los animales, donde solemos llevar a Byanca y a las gatas y un veterinario con atención domiciliaria que solemos usar para Nala.

Nala es una perra grande, nos cuesta mucho trabajo montarla en el coche porque no está acostumbrada y lo pasa muy mal. Para ella, siempre llamamos al veterinario que acude a casa y nos evitamos problemas.

No es mucho más caro así que desde hace tiempo tenemos esa opción.

En breve lo llamaremos para que le ponga la vacuna de la rabia de este año. El veterinario nos dice hora y día y acude a la cita con todo preparado para poner la vacuna de la rabia, suele hacer una exploración a la perra y revisar las uñas por si necesita corte.

Si hubiera que trasladar a la perra a la clínica, por cualquier motivo que se presente, su coche está adaptado para trasportar animales y se la llevan. Nosotros nunca hemos necesitado ese servicio pero conozco vecinos que si lo han necesitado y tras pasar su animal por la clínica, cuando ha tenido que volver a casa, también se lo han traído.

Los veterinarios son como los médicos para nosotros, hay que tener localizado al que mejor le venga a tu animal por la especialidad que se trate, no es lo mismo un veterinario especialista en gatos y perros que un veterinario especializado en animales exóticos.

Dependiendo de tus necesidades y de las necesidades de tu mascota, siempre debes de elegir aquel profesional que se adapte a todo y quedes totalmente satisfecho con el resultado final.

Hay veces que tenemos que pagar un poco más por el servicio pero ese servicio es plenamente satisfactorio en todos los sentidos, como es el caso de Nala, cada vez que requiere una vacuna.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*