Luna y su historia

Luna y su historia

Luna es uno de los beagles que nació de la camada de cachorros que tuvo Bianca. Exactamente fue la última en nacer y como siempre se dice, la última de la camada siempre es la más pequeña.

Luna, tras un largo parto de su madre, nació ya sin fuerzas y casi sin respirar. Practicamente Irene la tuvo que reanimar soplandole para que reaccionara.

Siempre ha sido la más pequeña de cuerpo pero no por ello menos sana. Siempre ha sido una perra energica, activa, muy nerviosa y jugetona.

A medida que a sus hermanos los iban eligiendo unos y otros, ella se iba quedando atrás. Y es normal y comprensible, las parejas que nos visitaban, venían a todos los cachorros tan grandes y a Luna tan chiquitita, pues siempre terminaban eligiendo a cualquier cachorro menos a ella.

Luna fue quedandose cada vez con menos hermanos y al final, en casa solo quedaban ella y Loula, que tenía ya su familia, mi cuñada, pero hasta pasada las navidades no la quería separar de su madre.

Una noche, Irene ya comenzó a tantear el terreno y la verdad, es que ya nos habíamos enamorado de Luna, solo faltaba ponerle el nombre y decidir definitivamente que se quedaba en casa con nosotros.

Cada día que pasa estamos más contentos con la decisión. Ha sido una gran compañía tanto para su madre como para nosotros. Es un trasto que nunca para pero porque no deja de ser un cachorro de poco más de un año.

Ya os seguiremos contando historias de ella porque realmente es todo un caso.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*