Mi perro tiene diarreas

Beagle

La diarrea en un perro es relativamente normal. Y digo relativamente porque hay que estar muy seguros que la diarrea no es ocasionada por la ingesta de algún componente tóxico. Si lo tenemos claro o tenemos sospecha, hay que acudir al veterinario urgentemente.

Si la diarrea es sin motivo aparente y grave, no hay porqué alarmarse, solo hay que seguir unos pasos para que se recupere y sobre todo intentar no cometer el mismo error que ha desencadenado la diarrea que siempre o casi siempre suele ser porque o ha comido mucho, o ha comido lo que no debe.

Los motivos que provocan diarrea son, productos tóxicos como ya he comentado, comer mucho, comer comida que no es adecuada para el perro, como por ejemplo comida casera si no están acostumbrado a ello, cambio brusco en el pienso y /o algún virus o bacteria.

Si tenemos claro que es de origen alimenticio por comer en abundancia o comer algo que le haya podido sentar mal, no hay que preocuparse, solo hay que tener al perro en ayuna al menos 12 horas, y que beba mucho agua para que no se deshidrate. De comer, si lo vemos con mucha hambre, le podemos dar arroz cocido y / o pollo cocido.

Si en 12/24 horas, la diarrea no ha remitido, el perro comienza con fiebre o se le ve signos de debilidad y agotamiento, hay que acudir al veterinario porque el origen casi seguro sea vírico o bacteriológico.

Bianca, la pequeña Beagle, ayer estuvo casi todo el día con diarreas. Aquí teníamos claro que es lo que había pasado. El día anterior habíamos tenido en casa una reunión de amigos almorzando y la perra comió todo lo que fue pillado. Los perros pequeños de edad son aspiradoras puras y todo lo que va cayendo al suelo lo van comiendo, ese trocito de pico, ese trozo de pan, esa patata frita… y a saber, cuando estaba con los niños, la de golosinas que pudo comer.

Teníamos claro que era de un empacho las diarreas que tenía así que quitamos los comederos de los gatos del alcance de Bianca para que no nos diera las vueltas y comiera lo que no debía. Le quitamos su pienso y le ofrecimos arroz cocido con un poco de pollo cocido cada 3 horas y en pequeña cantidad. Mucha agua es la que deben de beber y ampliar las veces de salidas a la calle porque con diarrea controlan aun menos.

Bianca se recuperó en unas 12 horas mas o menos. En la salida de la tarde-noche, sobre las 9 de la noche mas o menos, ya las diarreas habían desaparecido. Ahora solo tocaba ver si volvían así que en la siguiente toma, le pusimos un pequeña cantidad de su pienso junto con el arroz y el pollo, siempre en pequeñas cantidades.

No volvieron las diarreas así que todo solucionado. De todas formas, siempre es bueno que si tenemos la posibilidad, visite al perro un veterinario. Bianca irá esta tarde al veterinario para la siguiente vacuna y de paso para una revisión y descartar bacterias en su organismo. Unos parásitos internos también pueden ser motivos de diarreas localizadas y siempre es bueno descartar esa posibilidad que en el veterinario lo hacen en 2 minutos. La prueba es bien sencilla, aprovechan que le toman la temperatura en el recto para luego poner ese termómetro en el microscopio y ver si hay o no parásitos.

Ya os iré contando la evolución pero ya sabéis , para diarreas por empachos, este es el mejor método para recuperar la normalidad.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*