Nala está preñada

Los cuidados de una perra preñada

Con la triste noticia del fallecimiento de Zeus, nos topamos con la noticia que Nala está preñada. Nos habíamos confiado mucho con aquello que la perra no sale del recinto de la casa y nos la ha jugado la muy gamberrilla.

Paralelamente al despliegue que ya hemos hecho buscando nuevos hogares para los futuros cachorros, hay que empezar a cuidar y mimar a Nala.

Lo primero es cuidar su alimentación. Un embarazo de una perra suele durar unos 60 días así que calculamos que los cachorros no tardarán en llegar y estarán con nosotros a primero de agosto.  Desde la mitad del embarazo mas o menos hay que proporcionarle a la futura mamá mas comida, como un 50% mas de comida y siempre de un pienso de calidad media alta. Hay que alimentarla a ella, a los bebé y a empezar a producir leche así que la alimentación es vital. Si el veterinario lo cree conveniente recetará vitaminas.

Agua, mucho agua, si antes Nala vaciaba su bebedero en 24 horas, ahora hay que llenárselo 3 veces al día y eso es porque entre el calor y el embarazo bebe mucha mas agua.

Nala no sale a pasear porque dispone de una gran parcela pero para perras que salgan a pasear, los paseos deben de ser cortos y a su ritmo, no hay que forzarlas.

La perra es la que elegirá donde irá a parir y te darás cuenta porque de allí no se moverá o se moverá lo justo. Si no ves el lugar como un lugar bueno y cómodo, intenta persuadirla para que elija otro mejor, o que elija el que tu le estés marcando, siempre recuerda que tiene que ser un lugar tranquilo, sin el paso de mucha gente. Lo ideal es hacer una paridera, una caja grande de paredes bajas para que la perra entre y salga pero que los cachorros queden dentro.

En la paridera pondremos mantas y papeles limpios.

Si quieres ir al veterinario para hacerle una ecografía, es tu elección pero si no ves mal a tu perra no tienes porqué preocuparte. Ellas solas saben parir, si tenemos algo de suerte, mi mujer grabará el parto y ya os lo compartiré.

De todas formas, siempre es bueno tener avisado al veterinario con la fecha probable de parto por si hubiera una urgencia. En caso de complicaciones con Nala, debido a su tamaño, el veterinario sabe que sería él el que se tendría que desplazar.

Y como último dato, cuando se acerque el momento del parto, hay que llevar al veterinario para que la desparasiten internamente y así los cachorros no nacen con parásitos internos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*