Nuestra relación con los gatos a lo largo de la historia

Comportamiento común de todos los gatos

Los gatos son unos de los animales más antiguos que se han venerado. Los gatos, ya en el antiguo Egipto eran venerados como dioses porque eran protectores de la familia. Los egipcios colocaban en las puertas de sus casas estatuas de gatos para que los malos espíritus no entraran en ellas. Se les creía con poderes mágicos y protectores, los gatos “todo lo ven”.

Entre los dioses con forma de gatos que en el Antiguo Egipcio existían eran la diosa Bast, diosa de la fertilidad o la diosa Sekhmet, diosa de las fuerzas destructivas de lo divino.

Se guardaba luto cuando fallecía un gato de la familia, se momificaban y estaba penado con pena de muerte aquel que le quitara la vida a un gato.

Ya en la edad media la cosa cambió radicalmente, siendo el gato considerado como un animal maléfico. Simbolizaba todo lo malo, lo oscuro, el pecado. En esta época, los gatos fueron perseguidos, matados y sobre todo los gatos negros fueron apartados de la vida cotidiana.

En el siglo XVII se vuelve a pensar que los gatos protegían y según las leyendas, enterrar un gato muerto en los cimientos de una edificación, proporcionaba al edificio una protección contra los malos espíritus y la mala suerte.

Hoy en día el gato sigue estando envuelto en misterios y creencias. Multitud de leyendas y cuentos los hacen seres misteriosos. Según la leyenda de sus vidas, un gato tiene 7 vidas y cuando pierde la séptima vida, se convierte en humano.

Se cuenta que los gatos absorben las energías negativas de la casa donde vive, transformándolas en energías positivas Un gato es capaz de captar y presentir acontecimientos en su entorno más cercano.

Acariciar el lomo de un gato nos hace soltar stress. Está científicamente demostrado, no sólo el stress sino también la negatividad, aporta calma, beneficia la salud física y psíquica y mejora el nivel cardiaco.

Un gato en la vida de un enfermo de alzheimer y / o demencia senil, hace la vida del paciente mas llevadera y con mayor calidad de vida.

El gato ha ido pasado, a lo largo de los siglos, por diferentes etapas donde su presencia era desde venerada, hasta odiada. Hoy por hoy, el gato es considerado como una mascota mas, lejos de creencias, leyendas e historias. Lo que sí está claro es que un gato en una familia aporta muchas más ventajas que inconvenientes.

En primera persona, y creo que ya lo he contado alguna que otra vez, Luna fue la primera que supo que mi mujer estaba embarazada, se sentó sobre su panza y hasta que no dio a luz fue su lugar favorito. Los gatos de mi casa , al menos los grandes presienten los estados de ánimos de unos y otros y cuando hay alguien enfermo o triste por algún motivo, el gato o los gatos se convierten literalmente en su sombra, no dejando de pasar largos ratos recostado al lado de la persona que se encuentre mal.

Seres mágicos? No lo sé, lo que sí sé es que nos proporcionan vidas mágicas con sus compañías.

Y tú, tienes gatos? Nos cuentas alguna anécdota?

3 comentarios sobre:
“Nuestra relación con los gatos a lo largo de la historia”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*