Pequeño tirón de orejas para algunas protectoras

Una historia de gatos

La entrada de hoy va un poco como tirón de orejas hacia algunas protectoras. Yo entiendo perfectamente que tenéis que ser cautos a la hora de dar en adopción a un animal pero a veces os pasáis tres pueblos.

La historia es bien sencilla. Esta mañana Irene comienza con la cantinela de recoger un gato negro y a mi mujer que no se hace falta que le toquen mucho las palmas pues comienza la negociación. Mi mujer nunca dice que no a un animal pero siempre tiene que sacar algo a cambio así que el acuerdo fue bien sencillo, dejaba a Irene que recogiera a un gato negro del que siempre ha tenido muchas ganas a cambio de esterilizar a Abby y Lía que aún están sin esterilizar antes de que llegue la primavera más la nueva gata, porque debería de ser hembra también por aquello que los gatos marcan el terreno y con tantos gatos mi mujer no se quería arriesgar.

Irene encuentra una gata negra de 4 meses en una protectora muy cerca de casa y llama por teléfono.

En ese teléfono le facilitan otro teléfono, casa donde se encuentra la gata y le dicen que le mande un whathapp. Esta señora es de una protectora y comienza a hablar con Irene.

Tras algo mas de 1 hora enviando y recibiendo mensajes, la historia queda en que no tiene gata. Los motivos.

1.-En casa ya tenemos 3 gatos y no nos hace falta uno más. Perdona, eso lo tendré que decidir yo, vamos me parece.

2.-Como vivimos en una casa, no se nos da la gata en adopción porque se nos puede escapar. Vamos a ver, un gato se escapará o no se escapará, ese riesgo siempre existirá viva donde viva porque hasta de un piso se escapan los gatos.

No hay más motivos, la buena señora no entraba en razones. Se le explicó que siempre hemos vivido con muchos gatos y que recientemente se nos han marchado dos porque han fallecido de viejecitos. Se le explicó el porqué de querer hembra y del compromiso de esterilizarla antes de que llegara la primavera, época donde comienzan los celos de los gatos. No había manera de que entendiera que no había otros motivos.

En fin, que es una simple historia que me da mucha pena porque soy una persona totalmente defensora de la adopción y recogida de animales. No me gusta la compra y venta de animales respetando siempre mucho a los criaderos profesionales con todas sus licencias y seguridad hacia los animales.

En casa todos los animales han sido recogidos o adoptados, bien a través de protectoras como fue el caso de Nala o bien a través de recogida en casas particulares por embarazos no deseados, como es el caso de todos los demás.

Esa gatita negra no se si tarde o temprano encontrará un hogar pero si puedo asegurar que en casa hubiera estado como una verdadera reina.

Y como gatos no faltan, y como Irene es muy cabezota y como siempre hay alguien que tiene una camada para regalar, esta tarde nos llegará la nueva inquilina que ya os presentaré.

Desde aquí un tirón de orejas a las protectoras que ponen mil trabas e impedimentos. Estoy de acuerdo con una entrevista previa, estoy de acuerdo con un seguimiento preadopción y pasado ese periodo la adopción final. Soy consiente que habrán vivido millones de situaciones desagradables y que no se fían de nadie pero por esa manera tan celosa de actuar, pierden por el camino a verdaderos adoptantes que amamos a los animales y que podemos permitirnos el lujo de tenerlos en casa porque tenemos ese espacio que ellos necesitan.

1 comentario sobre: “Pequeño tirón de orejas para algunas protectoras”
  • Totalmente de acuerdo yo siempre he tenido gatos y una vez que llame a una protectora tampoco me lo dieron,asi que acudo a la gente que tiene gatitos y los regala,mis gatos han estado en casa como reyes,han viajado conmigo,han estado en hoteles de 5 estrellas conmigo y el personal de los hoteles alucinaba con lo educados que estaban y a mis hijos les he inculcado el amor a los gatos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*