¿Por qué bufa mi gato?

¿Por qué bufa mi gato?

¿Por qué bufa mi gato? Pues puede bufar por muchos motivos pero lo primero que tenemos que tener claro es que bufar no es malo siempre, habrá veces que el bufido sea un mero acto de reflejo del gato pero otras veces será una manera de manifestarnos que algo no va bien.

Los gatos son animales controladores y lo que no le hace estar cómodo, lo expresa y como no pueden hablar, simplemente bufan.

No es ni malo ni bueno, simplemente te está advirtiendo que no está bien, que está o enfadado, o dolorido, o nervioso, o asustado. Es como la antesala a lo que viene después. Tras un bufido, si no lo dejamos en paz, llegará el arañazo o la mordida.

No es un síntoma de violencia, lo mismo el gato no es violento sino asustadizo, de ahí que tenemos que observar muy bien a nuestro gato para siempre saber que es lo que le pasa y el porqué bufa.

La mayoría de las veces un gato bufa simplemente por miedo. Un gato con miedo, inseguro o molesto por algo o alguien, reaccionará con un bufido con toda naturalidad del mundo. Un gato que se encuentra en una situación que no conoce o controla, como visitas que no controla, gatos nuevos en la casa, o cualquier otra mascota etc, le hará sentirse nervioso, con miedo o molesto y bufará. La gran mayoría de los bufidos es por estos motivos. Los gatos son territoriales y todo lo que no controle, y entre en su territorio, para ellos es una amenaza y ante la amenaza, se defiende y siempre lo primero será bufando.

Si nos bufa a nosotros cuando lo estamos acariciando, ahí si que tenemos que observar y observar bien si nos bufa siempre cuando estamos acariciando la misma zona porque nos puede estar indicando que le duele cuando le tocamos. Bien puede ser por algo externo, una herida por ejemplo, o algo interno que será el veterinario el que determine qué puede ser.

Como por regla general, los bufidos suelen ser por el primer motivo que os he puesto, miedo, susto, no controlar algo nuevo en su territorio etc, solo nos queda tener paciencia porque de igual manera que son muy suyos y territoriales, son animales que, dándole su tiempo, se adaptan muy bien a los cambios.

Como última anotación, a más pequeño el gato, más bufará porque se sienten más indefensos y son más vulnerables. A medida que van creciendo, la confianza en sí mismo y en el territorio que ostenta, se hace mayor y bufará menos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*